Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 

Recibe nuestro newsletter
 

No soy un drogadicto: J.C. Chávez Jr.

El mexicano dio sus primeras declaraciones tras el caso de dopaje. (Foto: AP)
El mexicano dio sus primeras declaraciones tras el caso de dopaje. (Foto: AP)

Redacción | MEDIOTIEMPO
Ciudad de México, jueves 4 de Octubre del 2012

  • El mexicano aseguró que nunca ha fumado mariguana
  • Considera que se merece la revancha ante 'Maravilla' Martínez
Julio César Chávez Jr. cambió el discurso. Luego de dar positivo por mariguana y que él mismo lo aceptara, el boxeador mexicano aseguró que la sustancia encontrada en su sangre tras la pelea ante Sergio "Maravilla" Martínez se debió a que toma unas gotas, elaboradas con cannabis, para tratarse un problema de los nervios que sufre desde hace cuatro años y que le ha provocado episodios de insomnio.  

"Tengo problemas con los nervios y problemas con mi cuerpo que he estado tratando, pero jamás he tenido problemas de drogas. Y estoy dispuesto a hacerme un examen", afirmó el boxeador.

Chávez Jr. negó tener problemas de drogadicción y aseguró que nunca buscó sacar ventaja utilizando el medicamento que fue previamente autorizado por uno de sus doctores.

Además, calificó como injusta la decisión del Consejo Mundial de Boxeo que le solicitó someterse a un tratamiento de rehabilitación para tratar el problema por una supuesta adicción.  

"Se me hace injusto, tengo un gran respeto por don José Sulaimán, Pero se me hace injusto que hayan hablado de esa forma. Voy a pagar por lo que hice, pero se me hace injusto que hablen de rehabilitación porque no soy un drogadicto", explicó el ex Campeón Mundial, en una entrevista para ESPN.

Julio dio a conocer que un problema de respiración y un golpe en la nariz fueron parte de las causas por las que no pudo hacer una pelea completa ante el boxeador argentino, con quien perdió el título medio del CMB.

Asimismo se mostró a disgusto con la desorganización que actualmente aqueja su equipo de trabajo, ya que confesó que durante su preparación hubo desacuerdos entre las opiniones de su padre, Julio César Chávez, su tío Rodolfo Chávez, y su entrenador, Freddie Roach.

"Esta pelea con Sergio Martínez, que fue la pelea más grande, se metió mucha gente, mi papá me apoyó siempre, ha estado en mi carrera, pero últimamente hubo mucha confusión, no estaba el equipo bien, no estábamos de acuerdo. No, no estoy contento, sí hay un descontrol en la esquina", reflexionó el pugilista.

"Sí se ha vuelto complicado (Julio César Chávez) en el entrenamiento porque creo que  mi papá está entrando mucho ahí, llega al gimnasio, llega a con la estafeta de padre, y en una pelea como esa se tiene que llegar de otra forma, esa es una de las presiones que he tenido", agregó.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios