Hornets 85, Magic 80; New Orleans remonta en la casa de Ayón

El basquetbolista mexicano Gustavo Ayón demostró que tiene capacidad para ganarse la titularidad en el Magic, sin embargo, su actuación no fue suficiente para evitar la caída de Orlando 80-85 ante...
GUSTAVO AYÓN.mov
Arena Ciudad de México, México -
  • Ayón terminó con 12 puntos, seis rebotes y tres asistencias ante los Hornets

El basquetbolista mexicano Gustavo Ayón demostró que tiene capacidad para ganarse la titularidad en el Magic, sin embargo, su actuación no fue suficiente para evitar la caída de Orlando 80-85 ante unos New Orleans Hornets, quienes lograron una espectacular remontada en el último cuarto en la Arena Ciudad de México.

Gustavo Ayón prometió que intentaría ser un referente en el Magic desde el primer momento que pisará una duela con el uniforme de su nuevo equipo; el ‘Grandul’ robó el espectáculo con una gran actuación en la duela al conseguir 12 puntos, tres asistencias y seis rebotes en 26:23 minutos que vio acción.

Pero había una motivación extra en las gradas de la Arena, su hijo estaba presente junto con su esposa y alrededor de 50 familiares; Ayón expuso como el motor que lo impulsa en su carrera a su primógenito.

"Él es mi principal motivación en el partido, también estaba mi familia, pero él en especial me ayuda a salir adelante, trabajo y vivo para mi hijo", dijo.

El nayarita encendió a los 18,133 aficionados que se dieron cita en la Arena Ciudad de México, tras un pase de Jameer Nelson en la pintura, el ex jugador del Fuenlabrada de España convirtió en una bandeja para los primeros puntos del Magic en el juego.

El inicio incierto de los Hornets fue aprovechado por una ofensiva bien equilibrada; un jumper de J.J. Redick, una colada de Ayón y par de tiros de Dequan Jones dieron ventaja 16-9 al conjunto de Florida cuando restaban 1:39 minutos del primer periodo.

Una volcada espectacular de Jason Smith sobre  Andrew Nicholson y un bloqueo del poste ante Nikola Vucevic  cerraron el primer cuarto para que los Hornets reaccionaran y se acercaran 16-18.

Un par de coladas de E’Twaun Moore y un gancho de Nicholson explotaron la ofensiva del Magic al inicio de la segunda tanda para irse arriba 31-22. Pero el arribo de Ayón a la duela nuevamente le valió un tiro a media distancia que puso de pie a los asistentes que apoyaban al unísono al nayarita.

El balance a la ofensiva que prometió el coach Jack Vaughn en el Magic durante la campaña se vio reflejado al tener a nueve jugadores con 4 puntos o más anotados al termino de la primera mitad.

Davis dominó la tabla al inicio de la segunda parte, par de coladas y dos tiros libres del egresado de LSU hizo que el Magic se despegara 52-33, sólo Austin Rivers, quien anotó ocho de sus 10 puntos en el partido. hizo más decorosa la desventaja para que los Hornets se acercaran a 12 puntos al termino del tercer periodo.

Los Hornets no bajarían los brazos, de la mano de Brian Roberts, quien con par de tiros de media distancia y uno desde la periferia acercó 66-68 a New Orleans.

Pero Ayón logró congelar momentáneamente la ofensiva de los Hornets al anotar cuatro puntos consecutivos  a través de un tip y par de tiros libres.

Lance Thomas había pasado en el anonimato de la banca durante el juego, sin embargo, su ingreso en el último periodo fue el motor ofensivo al anotar ocho tantos seguidos para que los Hornets empataran el marcador a 76-76 a falta de 2:19 minutos en el juego.

Thomas siguió con la mano caliente al anotar par de tiros de castigo; un triple de Darius Miller cuando faltaban 1:12 por jugar, afianzó la primera victoria de los Hornets en pretemporada.

La primera selección colegial del 2012 de los Hornets, Anthony Davis, tuvo una actuación discreta al lograr 8 puntos, 8 rebotes y una asistencia en el partido. 

Luego de la derrota, Ayón sacó a relucir su espíritu competitivo al señalar las fallas del Magic durante el juego y advirtió que si no logran jugar como equipo conforme la campaña avance, sus posibilidades de triunfos y Playoffs son escasas.

“No  me gusta perder en lo absoluto ni cuando juego con niños, perdimos el juego al final por no hacer bien las cosas. Quisimos jugar uno a uno, así nunca ganaremos a nadie en la temporada, tenemos que jugar en equipo como en los primeros tres cuartos si queremos conseguir triunfos”, explicó el ‘Grandul’.

Finalmente, el seleccionado mexicano explicó que la campaña anterior le sirvió para incrementar su juego y agregó que para esta campaña no ve grandes diferencias en sus rivales.

"La temporada pasada a todos los veía pasar rápido a un lado mío, ahora me siento a la par de cualquiera, con velocidad, más fuerte que el año pasado. Con la experiencia que me dio la campaña pasada no me sorprende nada de lo que pueda ver ahora", concluyó.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×