Recibe nuestro newsletter
 

Armstrong enfrentaría problemas legales

Armstrong podría ser demandado por su ex compañero Floyd Landis, entre otras personas. (Foto: Getty)
Armstrong podría ser demandado por su ex compañero Floyd Landis, entre otras personas. (Foto: Getty)

MEDIOTIEMPO | Agencias
Los Ángeles, Estados Unidos, viernes 18 de Enero del 2013

  • El Departamento de Juticia de Estados Unidos podría sumarse a las demandas
Al admitir ante Oprah Winfrey que se dopó durante su carrera como ciclista profesional, Lance Armstrong abrió la puerta para una serie de demandas que podrían drenar su cuenta bancaria.

Y también queda en el aire la gran interrogante: ¿Podría esta confesión provocar que se reabra la investigación criminal del gobierno estadounidense?

Algunos expertos legales creen que la desilusión y molestia hacia Armstrong obligarán al gobierno a volver a examinar su evidencia a la luz de las confesiones, pero otros dicen que es improbable que se abra nuevamente el caso criminal.

"No hay guías oficiales sobre la reapertura de un caso, y queda a discreción del fiscal", dijo Matthew Levine, un ex fiscal federal y ahora abogado de cuello blanco en Nueva York. "Pero, generalmente hay mucha presión para no reabrir, especialmente cuando se cerró (el caso) públicamente. Sucede, pero es bastante raro".

La fiscalía federal en Los Ángeles anunció en febrero del año pasado que cerraba su investigación contra Armstrong. Un jurado de investigación federal escuchó testimonio de los ex compañeros y allegados del ciclista que podría haber ayudado a probar que Armstrong y otros ciclistas violaron leyes federales de conspiración, fraude y crimen organizado.

En ese momento no se explicó la decisión, y Thom Mrozek, vocero de la fiscalía estadounidense, rehusó comentar el viernes.

En la parte de la entrevista con Winfrey que fue transmitida el jueves, Armstrong rehusó involucrar a otras personas. Winfrey le preguntó si se sintió triunfador cuando el gobierno decidió no radicar cargos en su contra.

"Es difícil definir una victoria", respondió el ex ciclista. "Pero pensé que ya no estaba en problemas".

A diferencia de otras estrellas del deporte como Barry Bonds y Roger Clemens, quienes enfrentaron acusaciones criminales, Armstrong nunca habló con las autoridades federales ni testificó ante el Congreso, situaciones que podrían haber provocado acusaciones por obstrucción de la justicia o dar testimonio falso.

Clemens fue absuelto el año pasado por seis cargos de que le mintió y obstruyó las funciones del Congreso al negar haber utilizado sustancias para mejorar el rendimiento. Bonds fue declarado culpable de obstrucción de la justicia en diciembre de 2011, y fue sentenciado a 30 días de arresto domiciliario. Su caso está bajo apelación.

Peter Keane, un profesor de derecho de la Universidad Golden Gate en San Francisco, está seguro que el caso criminal será reabierto.

Debido al fraude, Armstrong "se hizo muy famoso y muy rico", dijo Keane. "Si se sale con la suya dejará la sensación de que hay una doble vara. Es algo que (el gobierno) se toma muy en serio y quieren desalentar a que la gente haga eso".

Si los fiscales tratan de reabrir el caso, enfrentan una valla que posiblemente afecto la investigación inicial. Cualquier cargo ya habría prescrito, pero algunos expertos legales creen que hay forma de sacarlo adelante.

"En el lado criminal, ciertamente hay algunos problemas de tiempo, pero no conozco un solo fiscal que no haya tratado de buscar una forma creativa de darle la vuelta", opinó Marc Mukasey, un ex fiscal federal y ahora abogado en Nueva York.

De todas formas, la mayoría de los expertos legales coinciden que la confesión de Armstrong lo expone a varias demandas. Según cálculos, el texano tiene unos 100 millones de dólares.

El diario Times de Londres ya lo demandó para recuperar los 500 mil dólares que le pagó a Armstrong para transar un caso por líbelo. La empresa de Dallas, SCA Promotions, que trató de negarle a Armstrong el pago de una bonificación que le prometió por ganar el Tour de France, amenazó con demandarlo para recuperar los más de 7.5 millones que le otorgó un panel de arbitraje.

También existe la posibilidad de una demanda del ex compañero de Armstrong, Floyd Landis, que alega que Armstrong defraudó al gobierno de Estados Unidos al negar en repetidas ocasiones el uso de sustancias prohibidas. Armstrong y Landis competían para el equipo del Servicio Postal de Estado Unidos.

La demanda podría provocar que Armstrong devuelva grandes sumas de dinero de patrocinadores y pagar cuantiosas multas.

En ese caso, es probable que el Departamento de Justicia se una a la demanda, dijo esta semana un abogado que no trabaja con el gobierno. Esa persona pidió no ser identificada porque no estaba autorizad a hablar al respecto.

[AP]

Comentarios