Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 

Recibe nuestro newsletter
 

John y Jim Harbaugh... hermanos y rivales en el Super Bowl XLVII

  • Los entrenadores Harbaugh y sus orgullosos padres. (Foto: Getty Images)
  • John Harbaugh y los Ravens dejaron en el camino a los Patriots. (Foto: Getty Images)
  • Jim Harbaugh y San Francisco lograron el ttulo de la Nacional. (Foto: Getty Images)
 

MEDIOTIEMPO | Agencias
San Francisco, California, Estados Unidos, lunes 21 de Enero del 2013

  • Es la primera vez que dos hermanos se enfrentan por la gloria de la NFL
  • El Súper Domingo tendrá un condimento especial gracias a Lewis y los Harbaugh
Mientras se preparaba el domingo para dirigir a los Baltimore Ravens en el partido del campeonato en la Conferencia Americana, John Harbaugh vio en una enorme pantalla del estadio cuando Jim Harbaugh, el entrenador de los San Francisco 49ers, conseguía el título de la Conferencia Nacional.

John miró hacia una cámara de televisión cercana, sonrió con gran satisfacción y dijo: "Oye, Jim, felicidades. Lo lograste. Eres un gran entrenador. Te quiero".

Menos de cuatro horas después, los Ravens también ganaron. Algunos hermanos tratan de derrotarse uno al otro durante partidos en el patio trasero de la casa. Estos tipos harán lo mismo en el partido más importante de todos, y en consecuencia hay que prepararse para ver el “Super Bowl Hermano”.

Será un enfrentamiento de Harbaugh contra Harbaugh cuando el hermano mayor John, de los Ravens, juegue contra su hermano menor Jim, de 49ers, en el Super Bowl que será disputado en Nueva Orleáns dentro de dos semanas.

Habrá mucho cotilleo sobre los jugadores participantes -desde el linebacker Ray Lewis de los Ravens y su inminente retiro hasta el surgimiento súbito del quarterback Colin Kaepernick de los 49ers- el ángulo de la familia Harbaugh hará que este duelo de entrenadores sea el más observado en el casi medio siglo de existencia del Súper Domingo.

La hermana de los Harbaugh, Joani Crean, dijo en un mensaje de texto enviado a la AP: "¡Abrumada de orgullo por John, Jim y sus familias! ¡Merecen todo lo que se les ha atravesado! ¡EquipoHarbaugh!"

Con todo, una pregunta clave es a cuál de los dos apoyará su padre.

Durante la temporada regular de 2011, los Harbaugh fueron los únicos hermanos que como entrenadores se enfrentaban en un partido de la NFL (los Ravens vencieron 16-6 a los 49ers en el Día de Acción de Gracias de ese año).

Ahora rivalizarán con un campeonato de por medio en un Super Bowl con numerosas primicias, que además seguramente perdurará.

Será, por supuesto, el primero entre entrenadores hermanos. El primero de Joe Flacco, el quarterback de los Ravens que ha estado tantas veces en duda pero que tiene un toque soberbio en los lanzamientos largos y la marca de quarterback con seis victorias fuera de casa en postemporada. El primero de Kaepernick, un jugador en su segundo años que tiene los brazos tatuados, la rapidez de un velocista y un hombro que suelta lanzamientos relampagueantes como cuando era pitcher en la escuela secundaria.

Y será el último partido en la trayectoria de 17 años de Lewis, el temperamental líder de Baltimore y el principal tacleador de la postemporada con 44 hasta ahora. "Este es nuestro momento", exclamó Lewis.

El linebacker pareció al borde de las lágrimas antes y después de ayudar a que Baltimore fuera el único equipo en 68 intentos que supera un déficit en el medio tiempo contra el quarterback Tom Brady de los Patriots en Foxborough, Massachusetts.

Los 49ers (13-4-1), Campeones del Oeste en la Conferencia Nacional, son favoritos con una ventaja de cinco puntos y pretenden empatar la marca de seis títulos de Super Bowl pero con el primero que ganarían desde 1995. La organización de los quarterbacks Joe Montana y Steve Young —ambos en el Salón de la Fama— va de 5-0 en el Super Bowl.

Los Ravens (13-6), Campeones del Sur en la Conferencia Americana, van a su segundo Súper Tazón; Lewis fue el Jugador Más Valioso cuando Baltimore derrotó a los Giants de Nueva York en 2001.

John Harbaugh, a sus 50 años, tiene 15 meses más que Jim y el carácter generalmente menos expresivo de los dos, aunque por supuesto no le faltó intensidad el domingo para defender su posición dos veces ante los árbitros.

El siempre emotivo Jim —que en noviembre fue tratado por arritmia— tuvo sus acostumbrados arranques en Atlanta. De pronto giró y lanzó su auricular por los aires cuando permaneció la decisión inicial de los árbitros luego de pedir que revisaran una atrapada de los Falcons. A gritos defendió su posición, aunque no consiguió que cambiara la decisión.

Es posible que la cadena CBS presente numerosas imágenes de Jim y John durante la transmisión del Super Bowl, sin faltar su apretón de manos al concluir el encuentro.

[AP]

Comentarios