Tim Duncan, el último jugador llamado a ser leyenda

Tim Duncan, poste de los San Antonio Spurs, arrancará las Finales 2013 de la NBA con la mira puesta en el quinto anillo de campeón
Tim Duncan, poste de los San Antonio Spurs, arrancará las Finales 2013 de la NBA con la mira puesta en el quinto anillo de campeón
 Tim Duncan, poste de los San Antonio Spurs, arrancará las Finales 2013 de la NBA con la mira puesta en el quinto anillo de campeón  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • El jugador de los Spurs podría sumar su quinto anillo de campeón ante el Heat
  • Bill Russell es el más ganador con 11 títulos de la NBA
  • Michael Jordan logró seis campeonatos y en las seis Finales fue el MVP

Tim Duncan, poste de los San Antonio Spurs, arrancará las Finales 2013 de la NBA con la mira puesta en el quinto anillo de Campeón, un privilegio del que sólo presumen los miembros de las dinastías más importantes en la historia de la liga, entre ellos Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar y Michael Jordan. Duncan ha sido parte de los cuatro títulos de los Spurs y en tres de las Finales que ha disputado fue elegido como el Jugador Más Valioso (1999, 2003 y 2005). Al igual que Russell con los Celtics o Jordan en los Bulls, su nombre es sinónimo de éxito para San Antonio. Bill Russell y John Havlicek (11 y 8 anillos): Aplanadora verdiblanca No existe ningún jugador más ganador que Bill Russell en la historia de la NBA. Fue el corazón de la defensiva de los Celtics de los 60, a quienes ayudó a conquistar 11 campeonatos en un periodo de 13 años. Su capacidad para ganar rebotes le valió cinco premios al Jugador Más Valioso (MVP) de la liga; sólo Wilt Chamberlain lo supera como el mejor recuperador de bola en todos los tiempos. Havlicek también formó parte de la dinastía de Boston, aunque se unió a la filas verdiblancas un poco más tarde.  El guardia tirador llegó a la franquicia tras ser seleccionado en la primera ronda del Draft de 1962 y a la larga se erigió como el máximo anotador en la historia  de los Celtics (26 mil 395 puntos). Hoy, ambos pertenecen al Salón de la Fama y sus números (6-Russell; 17- Havlicek) descansan en el techo del TD Garden de Boston. George Mikan (5 anillos): El primer gran emperador “Mr. Basketball” convirtió a los Lakers en la primera gran dinastía de la NBA, antes de que la franquicia se mudara de Minneapolis a Los Ángeles. Previo a la llegada de Bill Russell a las duelas profesionales, Mikan fue el poste más dominante de la liga y el primero en patentar el “gancho” para perforar a las defensivas rivales. Aparte de ganar cinco títulos de la NBA, Mikan recibió el reconocimiento al Mejor Jugador de la Primera Mitad del Siglo XX. Kareem Abdul-Jabbar y “Magic” Johnson (6 y 5 anillos): Renace la dinastía de los Lakers Después de una década setentera plagada de múltiples campeones (seis), los 80 se tiñeron de amarillo y púrpura con Los Ángeles Lakers. Kareem y el “Magic” dieron pie al éxito de la vieja dinastía en su nueva sede al alzar cinco títulos en diez años. Abdul-Jabbar brilló a nivel individual y ganó su primer anillo con los Milwaukee Bucks durante los 70, pero sus glorias colectivas llegaron con los Lakers a partir de 1980. El poste aterrizó en California en 1975 y, pese a su potencial ofensivo-defensivo, no pudo ser campeón sino hasta el arribo de Earvin Johnson Jr. al equipo. El “Magic” y Kareem se complementaron para sumar cinco premios al MVP de las Finales, tres y dos de forma respectiva. Además, sus logros con los Lakers les aseguraron un lugar junto al resto de los inmortales. Michael Jordan y Scottie Pippen (6 anillos ambos): “His Airness” y su escudero El dominio se trasladó unos cuantos miles de kilómetros hacia el noreste de la liga con la entrada de los 90 y la llegada de un joven llamado Michael Jordan a las filas de los Chicago Bulls. Tras elegirlo en el Draft de 1984, el conjunto de Illinois no sabía que en sus manos tenía al detonador de una nueva dinastía. Jordan le dio a Chicago seis campeonatos de la NBA, tras ser el MVP en cada una de las Finales que disputó enfundado en el jersey de los Bulls. En la actualidad, es considerado el mejor de la historia. Scottie Pippen fue el otro artífice de los triunfos de los Bulls. Incluso, el delantero asumió el liderazgo del equipo durante el retiro momentáneo de “MJ” entre 1993 y 1995. Sin embargo, nunca pudo ganar el título sin el “23” a su lado. Kobe Bryant (5 anillos): Heredero de leyendas Es el único del selecto grupo que sigue en activo. Kobe se convirtió en el heredero de Abdul Jabbar, Johnson y el resto de leyendas pasadas de los Lakers, sobre todo tras la salida de Shaquille O’Neal del equipo (2004). El “Shaq” opacó a Bryant durante los primeros tres títulos cosechados por los Lakers de principios de los 2000. Sin embargo, Kobe aprovechó la partida de O’Neal para tomar las riendas del cuadro californiano y coronarse a la postre como el MVP de las Finales de 2009 y 2010. El cuarto mejor anotador de la historia volvió a ser el hombre más determinante de los Lakers durante la actual temporada, hasta que una ruptura del tendón de Aquiles lo detuvo en el cierre de la fase regular. Sin su figura en la duela, los angelinos naufragaron en la primera ronda de Playoffs ante los Spurs. Duncan, ganador de dos MVP de la liga con San Antonio, tendrá la oportunidad de unirse a la lista cuando los Spurs y el Miami Heat definan al campeón a partir de esta noche. Mención especial para Robert Horry: El oriundo de Maryland nunca alcanzó el grado de estrella, pero siempre jugó en equipos ganadores a lo largo de su carrera (1992-2008). Obtuvo tres anillos con Los Ángeles Lakers, dos con los Houston Rockets y dos con los San Antonio Spurs.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×