COI elegirá ciudad sede, Presidente y un deporte

Cuando los miembros del Comité Olímpico Internacional se reúnan la semana próxima en Buenos Aires, enfrentarán tres decisiones que conformarán la dirección del movimiento olímpico durante la...
Cuando los miembros del Comité Olímpico Internacional se reúnan la semana próxima en Buenos Aires, enfrentarán tres decisiones que conformarán la dirección del movimiento olímpico durante la próxima década.
 Cuando los miembros del Comité Olímpico Internacional se reúnan la semana próxima en Buenos Aires, enfrentarán tres decisiones que conformarán la dirección del movimiento olímpico durante la próxima década.  (Foto: Getty)
Lausana, Suiza -
  • Tokio, Thomas Bach y la lucha parten como favoritos en cada categoría
  • Rogge dejará la presidencia del organisno después de 12 años de servicio

Cuando los miembros del Comité Olímpico Internacional se reúnan la semana próxima en Buenos Aires, enfrentarán tres decisiones que conformarán la dirección del movimiento olímpico durante la próxima década. Está en juego elegir la ciudad sede de los Juegos Olímpicos del 2020, escoger un nuevo Presidente del COI para suceder a Jacques Rogge, y seleccionar un deporte entre tres para agregar al programa del 2020. Los favoritos en esos tres rubros son Tokio, Thomas Bach y la lucha. Primeros ministros, personales de la realeza, astros deportivos y celebridades participarán en la sesión del COI. Las reuniones de una semana tendrán el ambiente de un carnaval político con proselitismo hasta último minuto, maniobras entre bastidores para conseguir votos y cabildeo incesante de asesores y estrategas. Aunque la mayoría de los miembros del COI están interesados sobre todo en la elección presidencial del 10 de septiembre, la primera gran decisión tendrá lugar el 7 de septiembre con una votación secreta para elegir la ciudad sede entre Tokio, Madrid y Estambul. Las tres se han presentado más de una vez: Estambul viene por quinta ocasión, Madrid por la tercera seguida y Tokio por segunda consecutiva. Se considera que la ciudad de Tokio es ligeramente favorita, aunque la filtración de agua radiactiva de la planta nuclear de Fukushima causa preocupación. Madrid —alguna vez descartada debido a la crisis económica española— ha cobrado impulso últimamente. Estambul ha perdido puntos debido a las protestas antigubernamentales y escándalos de dopaje en Turquía, además de la guerra civil en la vecina Siria. "No hay ningún candidato obvio", dijo a The Associated Press Dick Pound, alto miembro canadiense del COI. "¿Cómo encarar el asunto? Ninguna de las tres está libre de riesgos". Las tres ciudades tienen sus atractivos. Estambul llevaría los juegos a una nueva parte del mundo, una nación de mayoría musulmana por primera vez y una ciudad que une Europa y Asia. Madrid tiene la mayoría de las sedes listas y gastaría menos que nadie. Tokio ofrece seguridad y confiabilidad en momentos de incertidumbre global. "Buscamos la ciudad que ofrezca el ambiente más seguro, dadas las incertidumbres mundiales y el hecho de que entramos en una nueva era con una nueva presidencia", afirmó Kevan Gosper, miembro australiano del COI. Tres días después de elegir la ciudad sede, el COI escogerá a un líder que conducirá la organización hasta los Juegos del 2020 por un término de ocho años, con un potencial segundo periodo de cuatro años. Rogge dejará el cargo después de 12 años. Los seis candidatos son el vicepresidente Thomas Bach de Alemania, el vicepresidente Ng Ser Miang de Singapur, el director de la comisión de finanzas Richard Carrión de Puerto Rico, los miembros de la junta ejecutiva Sergei Bubka, de Ucrania, y C.K. Wu de Taiwán, y un exmiembro, Denis Oswald. Se cree que la puja real estará entre Bach, el favorito, y Carrión y Ng los desafiantes. Finalmente, el deporte de la lucha busca poner fin a su limbo de siete meses y reconquistar su lugar en las olimpíadas del 2020. La votación será el 8 de septiembre, en que la lucha competirá con el squash y con el béisbol-sóftbol. La lucha, que figuró en toda olimpíada excepto en 1900, fue eliminada de la lista de deportes por la junta ejecutiva del COI en febrero, una decisión sorprendente que provocó quejas a nivel internacional. Estados Unidos junto con Rusia e Irán luchó por mantener el deporte. El organismo rector de la lucha, FILA, reaccionó rápidamente: sustituyó a Raphael Martinetti como presidente y eligió a Nenad Lalovic; agregó dos nuevas categorías de peso para las mujeres, e instrumentó cambios para hacer el deporte más atractivo para los espectadores. En mayo, la lucha entró entre los candidatos a su inclusión en el 2020. "No tengo dudas de que ocurrirá", opinó Oswald. "Fue un gran error que hay que corregir".

No te pierdas