La llama olímpica de Sochi se sumergió en el lago Baikal

La llama olímpica de los Juegos de Invierno de Sochi 2014, previstos en febrero, se sumergió este sábado en el lago siberiano Baikal, el más profundo del mundo, dos semanas después de haber...
La llama olímpica de los Juegos de Invierno de Sochi 2014, previstos en febrero, se sumergió este sábado en el lago siberiano Baikal, el más profundo del mundo, dos semanas después de haber efectuado una salida histórica al espacio.
 La llama olímpica de los Juegos de Invierno de Sochi 2014, previstos en febrero, se sumergió este sábado en el lago siberiano Baikal, el más profundo del mundo, dos semanas después de haber efectuado una salida histórica al espacio.
Moscú, Rusia (EFE) -
  • Tres submarinistas se pasaron la llama olímpica a una profundidad de 15 metros

La llama olímpica de los Juegos de Invierno de Sochi 2014, previstos en febrero, se sumergió este sábado en el lago siberiano Baikal, el más profundo del mundo, dos semanas después de haber efectuado una salida histórica al espacio. La escena se desarrolló a unos 50 metros de la orilla del lago, donde una lancha transportó a los submarinistas profesionales y a acompañantes provistos de antorchas olímpicas que protagonizaron esta nueva e insólita etapa del relevo de la llama que finalizará el 7 de febrero de 2014 con la ceremonia de apertura de los Juegos en Sochi, en el sur de Rusia. En el barco, una de las personas que transportaba la antorcha de color rojo y gris pasó la llama a uno de los submarinistas que ya se encontraba en la superficie del lago y que, a continuación, desapareció bajo el agua con la llama encendida, según imágenes de la televisión rusa. Tres submarinistas, cada uno de ellos con una antorcha olímpica, se pasaron la llama bajo el agua a una profundidad de 13 metros, indicó el comité de organización de los juegos en su página web. La llama en un extremo de una varilla especial unida a cada antorcha permaneció encendida bajo el agua, de acuerdo con una foto publicada en la cuenta de Twitter del comité de organización. Los submarinistas regresaron a la superficie y uno de ellos le entregó la llama a un relevista que trajo de nuevo a bordo el fuego olímpico. "Este agua tiene su propia fuerza, su propia energía", declaró Nikolai Rybachenko, una de las tres personas que se sumergió en el lago Baikal, la mayor reserva de agua dulce del mundo cuyo punto más profundo alcanza los mil 634 metros. Entre su salida el 7 de octubre desde Moscú y su llegada el próximo 7 de febrero a Sochi, a orillas del mar Negro, la llama habrá recorrido 65 mil kilómetros, el trayecto más largo de la historia para una antorcha olímpica. A principios de noviembre, la antorcha salió al espacio a bordo de una nave Soyuz en la que viajaban tres astronautas rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS). Una vez en la ISS, dos astronautas salieron al espacio con la antorcha por primera vez en la historia del olimpismo. Por razones de seguridad, la llama permaneció apagada durante los cuatro días que duró la salida espacial. Además del espacio y del lago Baikal, etapas insólitas del relevo, la llama olímpica hizo escala en el Polo Norte, a bordo del rompehielos de propulsión nuclear ruso "Cincuenta aniversario de la Victoria", el mayor del mundo. La llama también sobrevoló el volcán más alto de la península de Kamtchatka (extremo oriental ruso), de dos mil 741 metros, e hizo escala en el río Amur, donde un grupo de corpulentos hombres realizaron el relevo en las heladas aguas del mayor río de Siberia. El 1 de febrero, la llama olímpica será transportada hasta la cima del Monte Elbrus, la cumbre más alta de Europa (cinco mil 633 metros), en el Cáucaso ruso.

No te pierdas