Hewitt sorprende a Federer y gana Brisbane

El australiano Lleyton Hewitt, 60 del mundo, ganó hoy su primer título ATP desde el 2010 al imponerse en Brisbane al suizo Roger Federer, primer cabeza de serie del torneo, por 6-1, 4-6 y 6-3 en...
El australiano Lleyton Hewitt, 60 del mundo, ganó hoy su primer título ATP desde el 2010 al imponerse en Brisbane al suizo Roger Federer, primer cabeza de serie del torneo, por 6-1, 4-6 y 6-3 en poco más de dos horas.
 El australiano Lleyton Hewitt, 60 del mundo, ganó hoy su primer título ATP desde el 2010 al imponerse en Brisbane al suizo Roger Federer, primer cabeza de serie del torneo, por 6-1, 4-6 y 6-3 en poco más de dos horas.  (Foto: Getty)
Ciudad de México (Reuters) -
  • La final del torneo australiano fue una reedición de la del certamen de Halle 2010 

El australiano Lleyton Hewitt, 60 del mundo, ganó hoy su primer título ATP desde el 2010 al imponerse en Brisbane al suizo Roger Federer, primer cabeza de serie del torneo, por 6-1, 4-6 y 6-3 en poco más de dos horas. La final del torneo australiano fue una reedición de la de Halle 2010, con los mismos tenistas sobre la cancha y el mismo desenlace: victoria de Hewitt en tres sets. Como entonces, Federer tampoco encontró hoy la clave para contrarrestar la actitud irreprochable de su rival. Dos veteranos (32 años), que se enfrentaron por primera vez en el circuito profesional en 1999 en Lyon, con triunfo de Hewitt, comparecieron sobre la pista de Brisbane con la carga de dos semifinales de larga duración. Y Federer dio la impresión hoy de no haberse recuperado completamente del desgaste. Lleyton Hewitt, en cambio, no pareció acusar su partido con Kei Nishikori y se paseó en la primera manga. El suizo, que empleó también un par de horas en su semifinal ante Jerome Chardy, solo conectó un saque directo y apenas ganó el 40 por ciento de los puntos con su primer servicio. Al resto las cosas no le fueron mejor. Sexto del ranking mundial, Federer, que inaugura temporada con nuevo entrenador -el sueco Stefan Edberg-, reaccionó en la segunda manga gracias a sus nueve 'aces' y a que asumió más riesgos a la vista de que a Hewitt, al contrario que en el primer set, no le salía todo. En el definitivo, el suizo sirvió de forma errática, pero su gran problema estuvo en la falta de acierto al resto. Tuvo hasta siete oportunidades de romper el servicio de Hewitt, pero no lo hizo en ninguna. Eso, y el cansancio que exhibió según avanzaba el partido, le condenaron.

No te pierdas