Cibulkova superó a McHale y es la nueva reina del AMT

La eslovaca Dominika Cibulkova superó la prueba más exigente que tuvo en Acapulco para imponerse a la estadounidense Christina McHale por parciales de 7-6(3), 4-6, 6-4 y alzar por primera vez el...
Estadio Mextenis, Acapulco, Guerrero -
  • La eslovaca sumó el cuarto título de su carrera en la WTA

La eslovaca Dominika Cibulkova superó la prueba más exigente que tuvo en Acapulco para imponerse a la estadounidense Christina McHale por parciales de 7-6(3), 4-6, 6-4 y alzar por primera vez el título del Abierto Mexicano de Tenis. La número uno del certamen acapulqueño vio amenazada su condición de favorita ante una McHale que mostró hambre, pero que al final sucumbió ante una tenista más consolidada. Cibulkova quebró temprano para colocarse 2-0 arriba, pero en el tercer “game” McHale recuperó al aprovechar un drop corto de la eslovaca para subir a la red y definir con una derecha por la paralela. La alegría le duró poco a la estadounidense, pues Cibulkova recurrió a su potente derecha para quebrarle el servicio por segunda vez en el primer set y colocarse arriba 3-1. Los tres primeros juegos habían sido eternos, con cada una de las jugadoras aferradas a su causa y sin ceder oportunidades en la cancha para desequilibrar el duelo en la superficie azul de Acapulco. Cibulkova recurrió de nuevo a su mejor golpe, la derecha, y confirmó el quiebre gracias a un preciso tiro paralelo que dejó a McHale sembrada en el otro costado de la cancha. Ya ganaba 4-1 la europea. Los errores no forzados de la norteamericana la dejaban sin posibilidades ante la favorita en las apuestas. Tuvo que recurrir a su primer servicio para concretar los puntos por la vía rápida y evitar los rallies, que favorecían más al juego explosivo y profundo de Cibulkova Una nueva derecha fallida de McHale a la red, le daba a la de Bratislava ventaja de 40-15 en el séptimo game de la manga inicial. Segundos después, cerraría con una derecha al lado libre de la cancha y se pondría 5-2 mientras el reloj de juego marcaba 38 minutos.   De vuelta al saque, McHale salió a atacar a la red en busca de achicar los caminos de la eslovaca, quién quedó acorralada contra el fondo de la cancha y falló un revés que apuntaba a la paralela. La oriunda de New Jersey sostuvo su saque y dejó la definición del episodio en manos de Cibulkova. Un error no forzado de la eslovaca desató una tímida ovación del poco público presente, que fue opacada por el ruido de una ambulancia que pasaba junto al Estadio Mextenis. Cibulkova logró reponerse y se colocó 30-40 en el noveno “game”. Sin embargo, McHale halló un resquicio y recuperó el quiebre con una derecha invertida ajustada a la línea de fondo. En el 5-4 a favor de Cibulkova, una doble falta de la estadounidense dejó el punto en 40-40. Un revés largó le dio ventaja a la europea. McHale salió de apuros con un saque abierto y luego remató con una derecha invertida a contrapié de su adversaria. Una ayuda de la red le puso al frente a la de NJ. McHale se adjudicó un parejo décimo game con una nueva derecha invertida que dejó sin posibilidades de respuesta a Cibulkova. El marcador estaba igualado a cinco. Cibulkova ya tenía que trabajar más los puntos, a comparación de lo sucedido en el inicio. McHale, alentada por la tribuna, se soltó y encontró los tiros pegados a las líneas para generar dudas en el juego de su rival. McHale sacaba 5-6 y se llevaba los aplausos por cerrar un punto en la red con un sutil toque que le bastó para superar la red. La norteamericana estuvo imparable en el duodécimo game e igualó para mandar al tiebreak. En el inicio del desempate, Cibulkova logró un miniquiebre gracias a una ayuda de la red. Pero McHale reaccionó de inmediato (2-2) y recuperó con una fulminante devolución de derecha. Cibulkova tuvo la suerte de toparse con un nuevo minibreak, esta vez tras un error de McHale, que le daba triple setpoint a la eslovaca. McHale perdió la brújula ante la presión y falló una derecha para darle la manga inicial a Cibulkova por marcador de 7-6. La estadounidense se escapó a un break en el arranque del segundo capítulo con la ayuda de un drive que no le pedía nada al de su rival, quien dejó su revés en la red y perdió la oportunidad de inclinar la Final aun más a su favor. Cibulkova ya no lucía tan libre y cómoda en la cancha, pues McHale estaba bien plantada en el fondo y alargaba los puntos al responder todo lo que le llovía. Un error de Cibulkova con el drive en el cuarto game abrió una ventana para que McHale quebrara. Sin embargo, la amenaza al saque de la número 13 del mundo no se concretaría sino dos puntos después. Luego de un rally de toma y daca, la estadounidense mató con una derecha profunda y pegada a la línea lateral que causó el lamento de la preclasificada número uno del torneo. McHale confirmó para ponerse 4-1 arriba y perfilar una Final a tres sets. Cibulkova llegaba exigida a los golpes colocados de McHale y su frustración se notaba. Luego de fallar un drop, perdió los estribos y estrelló una pelota en la pared del fondo de la cancha. Su fue reprobado por los presentes en el estadio. Tras digerir el mal trago, la finalista del Abierto de Australia salió decidida a recuperar el break en el noveno juego. Su derecha recobró la potencia y efectividad acostumbradas; sumada a un error no forzado del drive de la norteamericana, fue suficiente para quebrar y volver a emparejar el segundo parcial. Lo que no pudo hacer McHale con su saque, Cibulkova se lo obsequió después de cometer un par de errores no forzados de derecha, que le costaron un nuevo quiebre y el segundo set. McHale se tambaleó en el comienzo del set definitivo y cedió un quiebre temprano luego de cometer una doble falta. Cibulkova retomó el control del partido y ahogó la reacción de la joven de 21 años al refrendar el break con una derecha cruzada y bien colocada a la esquina. McHale dio signos de reacción en el cuarto juego, pero Cibulkova superó la presión de la norteamericana para aumentar su ventaja a 3-1. Un revés largo de McHale en el quinto gane le dio un nuevo quiebre a CIbulkova, quien desató con un fuerte grito toda la ira acumulada durante la segunda manga. Luego de que McHale recuperara uno de los quiebres, Cibulkova frenó en seco la respuesta de su rival y volvió a romperle el servicio con una espectacular derecha que dejó en sus manos el triunfo. No obstante, McHale no se rendía y conseguiría robarle el saque a contrincante para alargar unos minutos más la Final, que no tendría el resultado deseado por la de NJ. Después de un largo décimo juego, Cibulkova no desaprovechó su siguiente oportunidad al servicio y selló el triunfo de la mano de un error no forzado de McHale para adjudicarse su cuarto título en la WTA. Cibulkova, quien se llevó un premio 43 mil dólares y 280 puntos en el ranking por ganar el torneo, amanecerá el lunes en la posición 11 del escalafón mundial por delante de la danesa Caroline Wozniacki y la serbia Ana Ivanovic. Hasta ahora el mejor puesto en su carrera había sido el 12 que alcanzó en 2009.

No te pierdas