Dimitrov apagó cañones de Anderson y se coronó en AMT

El búlgaro Grigor Dimitrov desató la locura en Acapulco al imponerse al sudafricano Kevin Anderson por parciales de 7-6(1), 3-6, 7-6 en la Final del Abierto Mexicano de Tenis.
Estadio Mextenis, Acapulco, Guerrero -
  • El búlgaro logró su primer título ATP 500

El búlgaro Grigor Dimitrov desató la locura en Acapulco al imponerse al sudafricano Kevin Anderson por parciales de 7-6(1), 3-6, 7-6(5) en la Final del Abierto Mexicano de Tenis. Dimitrov, favorito del público local después de haber eliminado a Andy Murray en las Semifinales, terminó de conquistar los corazones de los mexicanos tras levantarse en un tercer set que parecía ya definido a favor del sudafricano. Anderson había quebrado el servicio del búlgaro en el comienzo de la manga definitiva, pero el joven de 22 años hizo todo lo posible por remontar y llevarse el triunfo, incluso gatear para devolver los cañonazos de su rival que parecían inalcanzables.

Empujado por una ola que bajaba desde la tribuna para mezclarse con el azul de la cancha central y por los gritos de "Dimi, Dimi", el oriundo de Haskovo completó la hazaña en una muestra de ambición que maravilló a todos los presentes. Un revés largo del sudafricano decretó la victoria a favor de Dimitrov, quien cayó a la cancha en signo de celebración por haber ganado su primera corona de categoría ATP 500. En ese momento, el Estadio Mextenis estalló y honró a su nuevo Campeón con una ensordecedora ovación. Desde el comienzo se notó la paridad entre ambos jugadores. Cada uno a su manera , intentaba marcar la diferencia, pero las oportunidades de desequilibrar eran escasas y el primer set tuvo que definirse en tiebreak. Dimitrov arrasó en el desempate y se fue rápidamente arriba 5-0. Minutos más tarde, tiró una derecha a contrapié que sacó de equilibrio al "gigante" sudafricano y le dio la ventaja parcial por 7-6(1). Por un momento, Anderson le robó el protagonismo al europeo tras lograr un quiebre en el arranque de la segunda manga. El de Johannesburgo arrancó los aplausos de la grada tras exhibir una defensa implacable en la red, que desarmó una serie de passings de Dimitrov y le permitió adelantarse en el set. La diferencia se mantuvo a lo largo del episodio y Anderson abrió la puerta a un tercer capítulo luego de ganar el noveno game con la ayuda de una derecha profunda que produjo un error en el revés de Dimitrov. Anderson tumbó una vez más el saque de su adversario en el comienzo del set definitivo, pero después cedió ante la presión ejercida por una tribuna que intentaba sacar del apuro a Dimitrov con gritos y cánticos de apoyo. Dimitrov respondió al clamor de la afición y se levantó para enviar la manga a muerte súbita. Anderson quiso apagar el fuego de inmediato y se puso arriba con un minibreak tempranero, pero una vez más el búlgaro revivió y se llevó la gloria final tras una derecha fallida de su rival.

El triunfo le dio a Dimitrov su segunda corona en la ATP; el número 22 del ranking mundial ya tenía en sus vitrinas el título de Rotterdam que conquistó en 2013.

No te pierdas