Sin sorpresas, Nadal y Djokovic avanzaron a la Final de Roland Garros

El español Rafael Nadal, Número Uno del mundo, clasificó este viernes a su novena Final de Roland Garros, en la que se medirá con el serbio Novak Djokovic.
 El español Rafael Nadal, Número Uno del mundo, clasificó este viernes a su novena Final de Roland Garros, en la que se medirá con el serbio Novak Djokovic.
París, francia (Reuters) -
  • Nadal jugará su novena Final de Roland Garros, ganó las ocho anteriores
  • El que gane el domingo se quedará con el Número Uno del Ranking de la ATP
  • Será su duelo 43, el español ha ganado 22, por 19 del serbio; en Grand Slam han jugado once, con ocho triunfos de Nadal

El español Rafael Nadal, Número Uno del mundo, clasificó este viernes a su novena Final de Roland Garros, en la que se medirá con el serbio Novak Djokovic, tras derrotar al británico Andy Murray por 6-3, 6-2 y 6-1 en una hora y 40 minutos.  Nadal sumó su victoria número 65 en la arcilla de París, la 34 consecutiva desde que en Octavos de Final de 2009 cosechó contra el sueco Robin Soderling su única derrota en este torneo. El Número Uno del mundo logró así su clasificación por vigésima vez para una Final de Grand Slam, de las que ha ganado 13, una menos que el estadounidense Pete Sampras y cuatro menos que el suizo Roger Federer. "Hoy he jugado mi mejor tenis de todo el torneo, estoy muy emocionado por poder disputar una novena Final en esta pista tan especial para mi", señaló el mallorquín desde la pista. "No sé lo que significa jugar una novena Final, no me había pasado antes, pero puedo decir que es un sueño estar en Roland Garros. Cada día que paso aquí es especial, desde que comencé hace diez años", indicó. El domingo puede convertirse en el primer hombre que gana nueve veces el mismo grande, lo que, además, le permitiría conservar el puesto de Número Uno del mundo, que perdería en beneficio de Djokovic si éste le derrota. En la cancha Philippe Chatrier, con un sol que caía a plomo, condiciones perfectas para el español, el escocés se derritió y ni siquiera llegó a disponer de una bola para arrebatar el servicio a su rival. Fue uno de los duelos más fáciles de Nadal en esta edición del torneo; duró una hora y 40 minutos. El partido fue un monólogo de Nadal, que no dejó ni rastro de los problemas de espalda que viene acusando desde su debut en París. Su saque fue perfecto, su juego medido y preciso, y su actitud, la de siempre.     DJOKOVIC DERROTÓ A GULBIS Y AVANZÓ A SU SEGUNDA FINAL DEL ABIERTO DE FRANCIA El serbio Novak Djokovic jugará el próximo domingo su segunda Final de Roland Garros, tras haber derrotado en semifinales al letón Ernests Gulbis por 6-3, 6-3, 3-6, 6-3 en dos horas y 34 minutos. Será una nueva oportunidad para el número dos del mundo de sumar el único Grand Slam que no tiene en su palmarés, lo que le igualaría con el británico Fred Perry, los estadounidenses Don Budge y André Agasi, los australianos Rod Laver y Roy Emerson, el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal. Djokovic cedió el segundo set del torneo ante un jugador que alcanzó su mejor actuación en un Grand Slam en estas Semifinales, para las que dejó en el camino a dos "top 10", el checo Tomas Berdych y, sobre todo, el suizo Roger Federer. "Los dos primeros sets han sido muy buenos para mi, luego él cometía menos errores y me resultaba muy difícil mantener la concentración por las condiciones climáticas", afirmó el serbio desde la pista, enrojecido por el calor y jadeante por la fatiga. Ganó fácil los dos primeros sets, en los que Gulbis fue incapaz de concretar ninguna de las bolas de partido de que dispuso, mientras que Djokovic presionó constantemente el saque del letón. El panorama cambió en el tercer set, sobre todo porque el calor que hizo en París, donde se alcanzaron los 27 grados, comenzó a hacer mella en los dos tenistas, pero sobre todo en Djokovic, que bajó el pistón de forma ostensible. Gulbis dispuso de varias oportunidades para romperle el servicio, pero no lo logró hasta el octavo juego, cuando se colocó con 5-3 y servicio, ocasión que no desperdició para alargar la contienda. Molesto, Djokovic rompió su raqueta contra la arcilla, pero entendió entonces que había que ponerse el traje de trabajo para cerrar el partido. Se colocó una visera para protegerse del sol y rompió en el segundo, aunque Gulbis recuperó en el siguiente. El letón fue paulatinamente marchándose del partido, por el cansancio, el calor y la creciente desconcentración, mientras que Djokovic, pese a la fatiga, se mantuvo entero. El serbio volvió a hacerse con el servicio de su rival en el octavo juego del cuarto set y firmó así su clasificación para la Final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×