Sharapova bebió 'café' de un sorbo en AMT

Cinco coronas de Grand Slam fueron una losa muy pesada para la colombiana Mariana Duque-Mariño en la cancha central del Abierto Mexicano de Tenis.
Sharapova bebió 'café' de un sorbo en AMT
Acapulco, Guerrero -
  • La favorita del certamen arrasó con Mariana Duque-Mariño en 68 minutos

Cinco coronas de Grand Slam fueron una losa muy pesada para la colombiana Mariana Duque-Mariño en la cancha central del Abierto Mexicano de Tenis.

La rusa Maria Sharapova hizo lo que quiso sobre su rival esta tarde en Acapulco, donde confirmó su calidad de inalcanzable por el resto de las participantes en el torneo.

Años luz son los a que hay entre la número dos del planeta y su rival, que ocupa el peldaño 139 en el ranking. A veces los números pasan a segundo plano, sobre todo cuando están en juego factores externos como el calor y la humedad, pero esta vez no fue el caso, la europea impuso condiciones y mostró pocos muestras de debilidad sobre la cancha azul.

En menos de media hora, “Masha” colocó un aplastador 6-1 en el marcador; la sudamericana perdió desde antes de pisar la cancha, al ver a una jugadora de élite en el programa o, al menos eso pareció desde la grada. Justo en la tribuna, fue el único lugar donde Duque-Mariño ganó, pues el público quería ver más pelea de la latina.

En el cuarto game del segundo set, la colombiana demostró que Maria sí es humana después de todo, pero sólo una porción de ella. La nacida en Bogotá encontró una falla para quebar el servicio y acercarse un poco en el tanteador, mas no en nivel.

La pura presión bastó para que la sudamericana se cayera a pedazos después de ese quiebre y regalara el terreno ganado con una derecha larga, un error imperdonable ante una jugadora de la categoría de la siberiana, que fue un témpano de hielo sobre la cancha pese al clima tropical.

Sharapova daba sólo pequeñas muestras de confianza excesiva y regalaba pocos puntos con descuidos, pero nunca peligró su victoria.

La necesidad de cerrar el partido cuanto antes probó ligeramente los nervios de “Masha”, que sacaba para el partido 5-2 y tiró una derecha que era de rutina por un lado.

Pero pronto volvió a dejar claro que es la favorita absoluta y selló el 6-1, 6-2 con saqué ganador.

Ahora, a descansar temprano y a pensar en su próximo duelo camino a las Semifinales, ante la eslovaca Magdalena Rybarikova, la número 50 del ranking de la WTA. Será el primer enfrentamiento entre ambas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×