Nungaray y Cervantes, talento mexicano en X-Pilots

Johan Nungaray y Alex Cervantes son dos mexicanos que les gustan los retos aéreos, ambos, representarán a México durante la muestra de X-Pilots que se desarrollará el próximo 20 de junio en la...
Johan Nungaray y Alex Cervantes son dos mexicanos que les gustan los retos aéreos, ambos, representarán a México durante la muestra de X-Pilots que se desarrollará el próximo 20 de junio en la Arena Cd. de México.
 Johan Nungaray y Alex Cervantes son dos mexicanos que les gustan los retos aéreos, ambos, representarán a México durante la muestra de X-Pilots que se desarrollará el próximo 20 de junio en la Arena Cd. de México.
Estado de México -
  • Los competidores extremos se encuentran en constante preparación

Johan Nungaray y Alex Cervantes son dos mexicanos que les gustan los retos aéreos, ambos, representarán a México durante la muestra de X-Pilots que se desarrollará el próximo 20 de junio en la Arena Cd. de México.

Y el reto es aún mayor, ya que quieren brillar en uno de los eventos de mayor prestigio, ya que desde el 2012 no había una competencia de este tipo en México.

"Estamos muy felices de estar presentes, han sido muchos años de preparación y sacrificios pero queremos un triunfo en casa y frente a nuestra gente", dijo Nungaray que cuenta con una década de experiencia en el "Freestyle".

"Cuesta mucho llegar hasta aquí, golpes, caídas, raspones, pero todo vale la pena. Hace una semana estuve en España y logré el segundo lugar. Estoy motivado y quiero demostrar que en México hay gran talento para el 'Freestyle'", agregó.

El "Freestyle" nació en Estados Unidos en 1998, con un amplio número de seguidores, las acrobacias, giros y movimientos en el aire de los pilotos lo han convertido en uno de los deportes extremos más espectaculares alrededor del mundo.

PREPARACIÓN Y CONCENTRACIÓN, CLAVES EN EL DEPORTE EXTREMO

La preparación de un piloto extremo es exhaustiva, practican cuatro o cinco veces ir semana al menos tres rondas, donde ponen en práctica temerario e intrépidos movimientos sobre rampas y dunas.

La rapidez y potencia serían la clave para subir las rampas e intentar los movimientos más espectaculares, sin embargo, las motocicletas especialmente diseñadas y la experiencia del piloto son la base de un deporte que requiere concentración absoluta.

"Pareciera que vamos a toda velocidad, pero no, subimos las rampas en segunda velocidad. La experiencia, impulso y maña es lo que nos ayuda a parecer que vamos a toda velocidad", explicó Cervantes.

El deporte es un tanto costoso, entre 90 y 120 mil pesos cuesta una moto diseñada especialmente para 'Freestyle', además que se necesitan instalaciones adecuadas para garantizar la seguridad del piloto y su equipo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×