Warriors, ¿el mejor equipo de la NBA?

Si fuera sólo por su récord en temporada regular, no habría duda de que los Golden State Warriors son el mejor equipo de la NBA. Pero su éxito va más allá de sólo ganar partidos y tiene que ver...
Si fuera sólo por su récord en temporada regular, no habría duda de que los Golden State Warriors son el mejor equipo de la NBA. Pero su éxito va más allá de sólo ganar partidos y tiene que ver sobre todo con la forma en cómo los ganan.
 Si fuera sólo por su récord en temporada regular, no habría duda de que los Golden State Warriors son el mejor equipo de la NBA. Pero su éxito va más allá de sólo ganar partidos y tiene que ver sobre todo con la forma en cómo los ganan.  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • Golden State tiene a la defensiva más eficiente y la ofensiva más poderosa de la liga
  • La base del equipo se construyó a partir del Draft y no de grandes estrellas

Si fuera sólo por su récord en temporada regular, no habría duda de que los Golden State Warriors son el mejor equipo de la NBA. Pero su éxito va más allá de sólo ganar partidos y tiene que ver sobre todo con la forma en cómo los ganan.

Los Warriors aún tienen que demostrar si son los mejores o no en las Finales contra los Cleveland Cavaliers de Lebron James, mas el título del equipo más espectacular de la liga ya es de ellos.

Golden State cumple la norma de ganar y gustar, gracias a un juego brillante y veloz en ambos lados de la duela: defensa y ataque. Desde hace tiempo el equipo californiano ya era una potencia en defensiva, pero le faltaba serlo en ofensiva.

La llegada del coach Steve Kerr en mayo de 2014 dio ese giro, con la ayuda del talento del "Jugador Más Valioso" de la temporada, Stephen Curry, y sus secuaces Klay Thompson, Draymond Green, Harrison Barnes y Andrew Bogut.

Para Kerr las claves son sencillas: el talento de sus jugadores y las rotaciones. Y la forma en las que los Warriors armaron su roster les da la profundidad necesaria para cambiar piezas sin que se note la diferencia.

TODO ALREDEDOR DE UN JOVEN DE AKRON

Todo empezó hace seis años cuando los Warriors usaron el séptimo pick y eligieron a un joven de Akron, al que muchos críticos calificaban como débil o muy pequeño para jugar basquetbol.

Sus primeros tres años no fueron los mejores y sus críticos se regocijaban por su falta de durabilidad, después de dos cirugías en el tobillo derecho. Sin embargo, calló a todos, como ya lo había hecho en Davidson College.

La paciencia dio sus frutos y Curry se convirtió en MVP este año al promediar 23.8 puntos, 7.7 asistencias y 4.3 rebotes.

Alrededor de Curry, complementaron su base con otros tres picks de Draft: Klay Thompson, Draymond Green y Harrison Barnes. Además, sumaron a elementos consolidados como Andre Iguodala, David Lee y Andrew Bogut, a cambio de jugadores que en su mayoría ya ni siquiera están en la liga.

Así poco a poco formaron un equipo con aspiraciones de campeonato. La pieza que faltaba era Steve Kerr y, quién más sino él, sabe lo que es ganar títulos; logró cinco como jugador, tres con los Chicago Bulls y dos con los San Antonio Spurs.

El resultado: los Warriors tuvieron una temporada histórica con récord de 67-15, el mejor de toda la NBA. Además, son la defensa más eficiente y la ofensiva más poderosa de la liga (promediaron 110 puntos por partido en campaña regular y en los Playoffs su cifra es de 104.3).

Si te preguntabas ¿de dónde salieron los Warriors? No fue de la nada, es un proyecto que lleva un rato en el horno y que está listo para dar el siguiente paso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×