De Canadá a San Miguel, una travesía en bicicleta

La barba crecida y la piel quemada por el sol, ponen en evidencia las largas jornadas que John Murtaugh ha pasado bajo el sol en la carretera, pedaleando su bicicleta.
Monterrey, México -
  • Murtaugh recorrerá 4 mil kilómetros de Toronto a San Miguel de Allende para una causa benéfica

La barba crecida y la piel quemada por el sol, ponen en evidencia las largas jornadas que John Murtaugh ha pasado bajo el sol en la carretera, pedaleando su bicicleta.

Son muchas las personas a quienes les apasiona el ciclismo, pero no cualquiera se anima a realizar una travesía de Toronto, Canadá, a San Miguel de Allende, Guanajuato, como lo hace este hombre de 70 años quien hizo una escala en Monterrey durante su trayecto.

"En San Miguel de Allende hay muchas personas americanas y canadienses que se quedan en el invierno, porque tenemos un invierno bastante duro en Canadá y el clima en San Miguel es muy bonito y la ciudad también, por eso muchos de nosotros queremos quedarnos un rato en San Miguel y nuestro grupo tiene esta idea de dar un poco de dinero a la gente en México", explica.

Originario de Ontario, Murtaugh pertenece a la Asociación Amistad Canadá, la cual apoya un proyecto en San Miguel llamado CASA (Centro para Adolescentes de San Miguel), donde se brinda atención a jóvenes y mujeres de condiciones vulnerables, por lo que su objetivo en el recorrido de 4 mil kilómetros que realiza, es reunir 25 mil dólares a beneficio de esta noble causa.

"Tienen un hospital de maternidad y una escuela de parteras, es muy interesante el trabajo de esta ONG, tienen muchos programas para ayudar a la gente, tienen a tres psicólogos para trabajar con gente que tiene problemas en su familia, con violencia o algo; también tienen bibliotecas chiquitas en las primarias", explica Mr. Murtagh.

John salió el pasado 15 de septiembre de Toronto y estima llegar el 28 de octubre a San Miguel de Allende, su objetivo diario es avanzar 120 o 130 kilómetros; come en el camino y duerme donde le sorprende la noche, si hay algún hotel cercano se queda ahí, de lo contrario acampa a un lado del camino en su bolsa de dormir. Aunque es un experimentado ciclista de largas distancias, afirma que nunca le había tocado haber visto tantos camiones y baches como los que ha tenido que superar en la Sultana del norte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×