Juan René Serrano parteaguas del tiro con arco mexicano

Nadie tiene tantos merecimientos como el tirador con arco Juan René Serrano de ser portador de la bandera nacional...

Aunque el nombramiento del abanderado mexicano para cualquier justa deportiva del ciclo olímpico siempre está envuelto de un halo de misterio, y muchas veces de inconformidad. El posible anuncio de que el tirador con arco Juan René Serrano sea quien reciba la bandera de México de manos del Presidente, Felipe Calderón, para los Juegos Panamericanos de Guadalajara, dejará satisfecho hasta al más exigente.

Si bien es cierto no se hizo un anuncio oficial, el Jefe de Misión, Ricardo Probert, le dio un 99 por ciento de posibilidad. Únicamente una cuestión de agenda podría sacar a Serrano de tan alto honor. De cualquier manera vale la pena hablar del mejor arquero mexicano de todos los tiempos

Recibir el lábaro patrio siempre será un premio para el atleta  porque es el centro de los reflectores en medios. En estos tiempos del deporte mundial en cuanto a comercialización se traduce en publicidad y dinero. Además, del reconocimiento público ante muchos mexicanos que no sabían siquiera de la existencia del deportista portador de la bandera.

El nombramiento de Juan René caería como anillo al dedo para Jalisco, ya que Serrano es oriundo de Guadalajara. Muchas veces desde el Distrito Federal es imperceptible, pero el regionalismo que impera en diversos estados de la República es más que intenso. Es todo un arte y difícil acceder como extranjero en tu propio país a esas estructuras de tradición y arraigo local.

Guadalajara no es la excepción. Son sus Juegos y de nadie más. Son los organizadores. No los sueltan y entre menos se involucre el Gobierno Federal, que no sea para depositar el dinero, mucho mejor para ellos. Y no es de extrañarse que a menos de un mes para el inicio de los Panamericanos, éstos todavía no adquieran la debida dimensión nacional.

Juan René lleva años preparándose en el Distrito Federal, ya sea en el CNAR o CDOM. No hace mucho tiempo le preguntamos si extrañaba Guadalajara, su rostro se llenó de nostalgia y los adjetivos para su ciudad fueron entre otros que es la más “hermosa e increíble” que existe.

Ese regionalismo es parte importante para que Jalisco esté como una potencia en el deporte mexicano. Cuando un deportista porta con dignidad y orgullo una camiseta por lo general saca un extra que puede ser la diferencia entre el podio y un lugar secundario.

No es una exageración decir que Juan René en un parteaguas del tiro con arco de nuestro país. Al meterse un mexicano por vez primera en el concierto internacional como un protagonista de Copas del Mundo, Mundiales y Olímpicos. Dejó de ser el tiro con arco mexicano un deporte que sólo daba resultados en Juegos Centroamericanos y del Caribe. Serrano empujó y empuja con su categoría a toda una generación de arqueros.

El referente mexicano en tiro con arco fue por muchos años Aurora Bretón en las décadas de los setenta, ochenta y noventa, más que por su calidad competitiva, sí por su longevidad de estar en varias ediciones de Juegos Olímpicos con resultados que podríamos calificar como poco afortunados, aunque normales en aquellos tiempos.

No obstante, Aurora, como Federativa fue quien impulso y puso los cimientos para el desarrollo del tiro con arco en cuestión de organización y trabajo, sin que toquemos aquí su conocida problemática a nivel personal que influyó negativamente  en su deporte hasta su salida.

Juan René  supo ajustarse a la coyuntura porque vinieron apoyos importantes de campamentos en el extranjero, entrenadores y competencias por todo el mundo. Desde luego, ese no es el secreto para que un deportista se vaya a la cima. Tiene mucho que ver el carácter y disciplina, cualidades que le sobran a Serrano.

La competencia cumbre de Juan René vino en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Era su gran revancha porque en Atenas 2004 estuvo a nada de hacer la chica de meterse a la semifinal. Mientras los ojos de la autoridad deportiva de México miraban hacia gimnasios de taekwondo o fosas de clavados. Serrano avanzaba y arrasaba a sus rivales hasta llegar a la semifinal en Beijing.

El día de la semifinal, de alguna forma, se perdió la magia con la presencia de todos los mexicanos que estábamos en ese complejo de tiro con arco. No es lo mejor para un deportista que basa su victoria en su pulso y tranquilidad, tener de la noche a la mañana las tribunas llenas gritándole y haciéndole cargar ya una medalla que todavía no estaba en la bolsa. Al final quedaría en un cuarto lugar.

¿Faltó una estrategia del Jefe de Misión de la Delegación Mexicana para calcular que tan benéfico fue el escándalo y gritos que se emitieron hacia el tirador nacional? Eso nunca lo sabremos.

Pero el carácter y la personalidad de Juan René quedaron intactos. Es uno de los grandes del mundo en su deporte, y pocos mexicanos pueden decir eso en cualquier actividad de su vida.

En 2010 se le hizo justicia al tapatío al ganar el Premio Nacional de Deportes, y hoy a nuestro juicio no existe otro deportista mexicano que tenga los méritos suficientes para que el próximo viernes 23 reciba la bandera de México en la Residencia Oficial de Los Pinos .

Te invito a seguirme: Twitter. @Carlos8a8a Mail: cochoa@mediotiempo.com  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas