México barre con los oros en dobles de squash

Samantha Terán y Neyelly Hernández en la rama femenil y Arturo Salazar y Eric Gálvez en la varonil sumaron un par de oros más para México al imponerse en las Finales de dobles en el squash...
 Samantha Terán y Neyelly Hernández en la rama femenil y Arturo Salazar y Eric Gálvez en la varonil sumaron un par de oros más para México al imponerse en las Finales de dobles en el squash panamericano.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • Salazar y Terán también disputarán las Finales de singles
Con tres minutos de diferencia México obtuvo su tercera y cuarta medalla de oro dentro de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.
 
(Video:Alejandro Esquivel | MEDIOTIEMPO)

Samantha Terán y Nayelly Hernández vencieron a las colombianas Catalina Peláez y Silvia Angulo en la Final femenil de dobles para darle a México su tercera medalla de oro en Guadalajara 2011. Las mexicanas se impusieron con parciales de 11-8 y 11-5 en un encuentro que apenas duró 24 minutos.

Antes de la victoria de las squashitas, México nunca había obtenido un metal dorado en la rama femenil en esta disciplina dentro de Juegos Panamericanos. Desde que se agregó el squash al programa en Mar del Plata 1995, México sumaba cinco preseas en squash femenil, todas de bronce.

Para Samantha terán, quien también avanzó a la Final en singles, la victoria representa su sexta medalla panamericana. Gracias a esta victoria, la capitalina empató a la canadiense Melanie Jans como la máxima medallista panamericana en este deporte.

Además del oro obtenido, Terán suma dos bronces en singles (Santo Domingo 2003 y Río de Janeiro 2007) y tres en equipos (Winnipeg 1999, Santo Domingo 2003 y Río de Janeiro 2007), con lo que ha sido partícipe de todas las medallas femeniles en nuestro país en el squash de JP.

 

Por su parte, Arturo Salazar y Eric Gálvez engalanaron las canchas del CODE II y se vistieron de oro en squash para darle la cuarta presea áurea a la Delegación Mexicana en la 'Fiesta de América'. Salazar y Gálvez derrotaron a la dupla norteamericana conformada por Christopher Gordon y Julian Illingworth en dos sets por parciales de 11-7 y 11-9.

Los mexicanos dejaron el corazón en la cancha ante los norteamericanos que constantemente cuestionaron las decisiones de los jueces.

En el primer set, Salazar y Gálvez entraron en reñido duelo ante Gordon e Illingworth; los norteamericanos atacaron constantemente la línea divisoria, pero la defensiva de Gálvez, con un par de lances espectaculares logró contrarrestar la ofensiva de sus rivales para que los aztecas se llevaran un maratónico primer set de 33 minutos por 11-7.

Cabe señalar que Gordon estorbó en innumerables ocasiones a Gálvez, quien incluso cayó tres veces por la interrupción del norteamericano.

Para el segundo set, Gordon e Illingworth no bajaron los brazos, comenzaron a gran ritmo al ganar los primeros dos puntos pero Gálvez y Salazar mostraron garra para remontar con ataques sobre el cuerpo de Gordon.

Cuando el contador marcaba 5-4 a favor de la pareja mexicana, uno de los jueces ordenó a Gálvez  cambiarse de playera, debido a que mostraba mancha de sangre debido a una caída que le provocó una lesión en el codo y en un dedo de la mano derecha.

También Salazar fue atendido por un raspón en la mano derecha, lesión que se provocó cuando peleaba una pelota en la línea.

El encuentro se suspendió alrededor de 20 minutos para que el cuerpo médico atendiera a los mexicanos, momento que aprovecharon los norteamericanos para presionar a los jueces por los constantes roces con los mexicano en la duela.

Tras estar empatados 9-9, Salazar colocó la pelota a la altura de la línea de base con potente revés, Illingworth no  pudo responder ante la rapidez del mexicano y cedió el punto; poco después Gálvez, quien dejó el corazón en la cancha, conectó con la derecha una dejada de Gordon, pero el mexicano lo sorprendió al cruzarlo para ganar el partido y darle la codiciada presea a Mexico.

Tras la victoria, Salazar reconoció el nivel de los norteamericanos y señaló que la presión fue una constante durante la Final.

"Muy contento de que se dieran las cosas, finalmente el oro se quedó para México. Reconocemos la capacidad y el talento de cada uno de los jugadores norteamericanos. Hubo momentos de presión, pero siempre estuvimos al cien física y mentalmente. (Fue) muy desgastante", afirmó Salazar.

Por su parte, Gálvez señaló que el undécimo punto del segundo set, fue la clave para ganar el metal dorado, debido al ímpetu y la garra con que jugaron en la cancha ante la dupla estadounidense.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×