Salir
Estás leyendo: Escuchar el cuerpo para mejorar la salud
Comparte esta noticia

Escuchar el cuerpo para mejorar la salud

¿Qué significa esto de "escuchar tu cuerpo"? Somos individuos únicos. Podemos tener similitudes, pero no ser iguales. Sí, increíblemente, más de 7 mil millones de personas en el mundo y cada una...
Publicidad
Publicidad
  • Cada persona es distinta y su dieta también debe serlo

¿Qué significa esto de “escuchar tu cuerpo”? Somos individuos únicos. Podemos tener similitudes, pero no ser iguales. Sí, increíblemente, más de 7 mil millones de personas en el mundo y cada una es diferente.

Por lo mismo, no podemos pensar que una dieta nos funcione a todos. Cada persona tiene diferentes necesidades y tiene acceso a diferentes tipos de comida. Estas necesidades dependen de la edad, de la descendencia, del país y región donde viva, de la estación del año, del sexo que sea, de su tipo de metabolismo y hasta del tipo de sangre que tenga.

Entonces, si hay tantos factores a considerar en la alimentación, ¿cómo puedes saber qué es lo que tienes que comer? Una manera de empezarr es: escuchando tu cuerpo y comenzando a entender qué cosas son buenas y saludables para ti. Tu cuerpo intuitivamente lo sabe, es tu mente la que comienza a pedir otras cosas.

Si te dijera que tienes un avanzado y sofisticado laboratorio en donde puedes hacer pruebas en relación a cómo la alimentación influye en ti, y que tienes acceso a este laboratorio las 24 horas del día ¿qué me dirías? Posiblemente me preguntarías ¿dónde?, la respuesta es muy sencilla: ¡Tu cuerpo! Sí, tenemos acceso a este maravilloso laboratorio todo el tiempo.

Tenemos que aprender a distinguir, qué alimentos nos hacen sentir bien y cuales nos causan algún tipo de molestia, cuales nos llenan de energía y cuáles nos hacen sentirnos letárgicos. Pero esto solo lo podemos hacer si nos observamos. Por ejemplo, si comes algo y ese algo te causa inflamación o gases o malestar, en vez de ignorarlo trata de ver qué alimento fue el causante.

A veces es difícil porque comemos tantas cosas que es difícil distinguir cuál de todas fue, pero uno puede ir haciendo pruebas. Estas son las señales que manda el cuerpo y significan algo, no es nada más que aparezcan porque sí.

Un experimento sencillo para comenzar a observarte es variar tus desayunos por una semana y anotar cómo te sientes inmediatamente después de ingerir tu alimento así como también cómo te sientes dos horas después. Por ejemplo, un día desayuna un jugo verde y un smoothie, otro día unos huevos revueltos a la mexicana, otro día cereal con leche, otro más avena, un día cómete una dona y un café, otro más solo fruta.

Lo que sientes al ingerir tu alimento puede ser muy diferente a cómo te sientes horas después. Tus anotaciones pueden ser algo como “Me comí mi dona con café y me sentí muy bien”, “Cada vez que como pan me duele el estómago”, “Ya pasaron dos horas de mi desayuno y tengo hambre y me siento con sueño”, verás que puedes encontrar cosas muy interesantes. Así que ¡comienza a experimentar!

 

Karla Ruiz, Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition, IIN. Corredora y montañista por pasión. Ha corrido hasta el momento 6 maratones y ha subido 4 montañas mayores de los 6000 msnm. ¡La vida es corta y los sueños muchos! informes@vinatura.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...