El corredor 'descalzo' llega al DF 36,000 Km después

Los pies de Joseph Michael Kai-tsu Liu Roqueñi ya no tocan el suelo directamente porque hace unos meses se le enterró un pedazo de vidrio en el talón izquierdo.
 Los pies de Joseph Michael Kai-tsu Liu Roqueñi ya no tocan el suelo directamente porque hace unos meses se le enterró un pedazo de vidrio en el talón izquierdo.
Ciudad de México -
  • Partió de Canadá el 2 de julio de 2013
  • Lleva el 18% de un viaje de 19,000 kilómetros
  • Planea llegar a Tierra del Fuego, en el sur de America

Los pies de Joseph Michael Kai-tsu Liu Roqueñi ya no tocan el suelo directamente porque hace unos meses se le enterró un pedazo de vidrio en el talón izquierdo. Antes de su salida de Canadá el 2 de julio de 2013, pasó un año preparándose para correr descalzo en varias superficies y con una mochila, con el objetivo de cruzar el continente americano de norte a sur sin tenis.

En el tercer mes de su viaje, de avanzar 50 kilómetros diarios pasó a los 30. "Yo voy escuchando mi cuerpo, según cómo me sienta", dice en entrevista telefónica desde Querétaro, cinco días antes de llegar a la Ciudad de México.

También optó por correr con sandalias mientras le dure el dolor en su pie. "Me tienen que operar", precisa. Sin embargo, no planea tratarse sino hasta terminar.

En lo que va de su recorrido -cerca del 18% de 19,000 kilómetros- dejó su mochila y tomó una carriola especial para evitar cargar; al llegar a México modificó su ruta de la costa a grandes ciudades del centro y ahora no viaja solo. Lo acompañan una patrulla de la Policía Federal y otra de los Ángeles Verdes, el servicio de apoyo y rescate en las carreteras nacionales.

El chexican -como él se autodenomina por su origen mexicano, canadiense y chino- salió de Canadá el 2 de julio de 2013 con rumbo a la Patagonia, una travesía personal inspirada en el recorrido de El Che Guevara en moto por América, el caso del equipo de rugby uruguayo que sobrevivió más de dos meses en la cordillera de Los Andes, y su "gurú", el alpinista italiano Reinhold Messner, quien ha escalado las 14 cumbres de más de 8,000 metros sin oxígeno.

Algunos de sus patrocinadores ya no lo acompañan, pero ha ganado otros, como la Secretaría de Turismo del gobierno mexicano. Hasta el momento no ha tenido que comer nada extraño y a lo largo del camino, ha aprendido a buscar apoyo en los lugares indicados.

Kai-tsu llegó a la Ciudad de México, donde permanecerá unos días hasta retomar su viaje el 2 de mayo. Antes de partir, lo más que había corrido sin tenis eran 20 kilómetros; hoy lleva más de 3,600.

"He aprendido que es impresionante como el cuerpo responde corriendo descalzo, usando tenis no hubiera llegado hasta aquí sin haberme lastimado". Puedes seguir el recorrido de Kai-tsu en su página de Facebook.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×