La envidiable genética ultramaratonista rarámuri

Arnulfo Quimare Qui y Miguel Lara, rarámuris de la Sierra Madre Occidental en Chihuahua tienen una envidiable genética ultramaratonista.
Arnulfo Quimare Qui y Miguel Lara, rarámuris de la Sierra Madre Occidental en Chihuahua tienen una envidiable genética ultramaratonista.
 Arnulfo Quimare Qui y Miguel Lara, rarámuris de la Sierra Madre Occidental en Chihuahua tienen una envidiable genética ultramaratonista.
Sierra Madre Occidental, Chihuahua -
  • Arnulfo Quimare y Miguel Lara comparten la pasión por correr y el origen étnico: son tarahumaras o, como se llama este pueblo a sí mismo, rarámuris.
  • Esta nación indígena habita en la Sierra Madre Occidental, en Chihuahua

Quimare y Lara tienen una envidiable configuración genética de ultramaratonistas. Siglo tras siglo su pueblo ha perfeccionado su forma de correr en condiciones adversas en la montaña. Pero esto no basta para explicar que ambos sean reconocidos deportistas de talla internacional.

Quimare con 34 años y Lara con 24, forman parte de un pueblo acostumbrado a arrancarle maíz, calabaza y chile a la tierra dura y fría, que siempre ha sido famoso por la velocidad de su gente a la hora de correr.

Ambos dejaron al mundo deportivo boquiabierto en 2012, cuando completaron el ultramaratón de 100 kilómetros Run Rabbit Run en Colorado, Estados Unidos, en huaraches y taparrabos, mientras el resto de los competidores iba equipado con la más alta tecnología.

Se necesita valor para enfrentar con orgullo indígena una prueba internacional como ésa, en la que no triunfaron, pero culminaron con notoriedad. Y no sólo por su vestimenta.

Su calidad deportiva ha sido ratificada recientemente en el ultramaratón de 100 kilómetros de los Cañones en Guachochi, Chihuahua. Miguel Lara se llevó el primer lugar con 8 horas y 40 minutos. Y eso que no lleva un entrenamiento especial, aparte de lo que corre en su vida diaria: 20 kilómetros para llegar a su trabajo.

Arnulfo Quimare no hizo su mejor tiempo en dicha competencia este año, pero ya en tres ocasiones se ha coronado campeón. Además, ostenta el triunfo casi sobrehumano de haber participado en 50 competencias en diferentes estados durante 50 días consecutivos.

Sin duda, estos dos deportistas confirman que su pueblo tiene los pies alados y demuestran que pese a la discriminación y pobreza, en México hay cientos de campeones en potencia. Sólo falta que se la crean, que como ellos, se animen a competir con los mejores del mundo.Y claro, que los apoyen.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×