El éxito de un corredor se basa en su dieta

La especialista en nutrición del deporte, Raquel Pérez de León nos indica cómo debe alimentarse un corredor.
 La especialista en nutrición del deporte, Raquel Pérez de León nos indica cómo debe alimentarse un corredor.
Ciudad de México -
  •  La especialista en nutrición del deporte, Raquel Pérez de León nos indica cómo debe alimentarse un corredor

Si estás empezando a correr, seguramente tendrás inquietudes sobre cómo alimentarte. Tus objetivos al iniciarte en este deporte serán muy parecidos a los de todos: mejorar tu apariencia física, tener un mejor rendimiento, mantener tu salud y olvidarte un rato del estrés del trabajo. En efecto, el ejercicio y una buena alimentación te pueden ayudar a lograr tus metas.

Si haces mucho ejercicio y no bajas de peso, quiere decir que algo estás haciendo mal con tu alimentación. Tampoco es normal sentirte cansado y con sueño durante el día, al contrario, el correr te ayudará a estar más activo y rendir mejor en tus actividades. Y entonces, ¿cómo debes comer para mantener tu rendimiento?

Recuerda que lo más importante es la alimentación antes, durante y después del entrenamiento. Revisaremos algunas cosas básicas que debes tomar en cuenta.

Antes de correr. Nunca corras en ayunas.

Al igual que los coches, si no contamos con gasolina no podremos arrancar, así que es indispensable comer algo. Los hidratos de carbono son tu principal fuente de energía. Si vas a entrenar una hora o un poco menos, estos son algunos ejemplos de lo que puedes consumir:

  • Una porción de fruta con un puño de almendras.
  • Una rebanada de pan con crema de cacahuate.
  • Una barra de cereal o de amaranto.

Durante la carrera. No olvides hidratarte.

Hay personas que no les gusta tomar líquidos mientras corren, pero es porque no están acostumbradas. Hazte el hábito de tomar agua al menos cada 15 minutos y podrás lograr tus objetivos mediante un buen rendimiento.

Al terminar de correr. Entre más pronto puedas comer algo es mejor.

Cuando acabas de correr, tu músculo se queda con ganas de nutrimentos, principalmente de hidratos de carbono, por eso deja la ventana abierta para que, lo que tú consumas, le sirva para recuperar su energía. Si te tardas más de una hora en comer algo, no te recuperarás bien, y al día siguiente te costará más trabajo entrenar. Si no puedes desayunar o cenar inmediatamente, llévate algo práctico: otra fruta, una barra de cereal, o inclusive puede ser un licuado.

 

Raquel Pérez de León García es Licenciada en Nutrición por la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE. Maestra en Nutrición Deportiva por la Universidad del Valle de México y Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid. Síguela en Twitter:  @raq_nutriologa

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×