La alimentación dentro del bienestar físico

Muchas veces creemos que por el hecho de hacer ejercicio no nos debemos de preocupar mucho por lo que comemos, al fin y al cabo quemaremos esas calorías en la siguiente sesión de cardio que nos...
 Muchas veces creemos que por el hecho de hacer ejercicio no nos debemos de preocupar mucho por lo que comemos, al fin y al cabo quemaremos esas calorías en la siguiente sesión de cardio que nos toque, o en la siguiente carrera.
Ciudad de México -
  • Karla Ruiz, Health Coach responde, ¿qué papel juega la alimentación dentro de mi bienestar físico y la forma en la que me veo?

Esta es una pregunta que nos hacemos muchas personas que tenemos el ejercicio como una parte fundamental en nuestras vidas. Muchas veces creemos que por el hecho de hacer ejercicio no nos debemos de preocupar mucho por lo que comemos, al fin y al cabo quemaremos esas calorías en la siguiente sesión de cardio que nos toque, o en la siguiente carrera.

Este razonamiento tiene su parte de cierta. Al hacer ejercicio, nuestro cuerpo está quemando más calorías comparados con personas que llevan una vida sedentaria, sin embargo, por poner un ejemplo, conozco a unos amigos que felices pensaban eso y cada vez que salían de excursión cada fin de semana (6-8 hrs a paso pausado pero constante) se daban tremendos atracones de comida en la montaña.Comenzaron a ver, que a pesar de parecer que llevaban una vida sana, subían de peso en vez de bajar.

¿Conoces personas que hacen ultramaratones, o maratones y sin embargo sigues viéndolos con kilos de más?, nos preguntamos ¿cómo es posible que corra más de 50 km semanales y no baje de peso? Lo mismo en el gimnasio, quienes no faltan ni un solo día y sin embargo no han bajado de peso, o no se ven como pensamos que se debería de ver alguien que entrena una hora mínimo 5 veces a la semana.

En este punto comienza a tener sentido lo que, quizá más de una vez nos han dicho (y muchas veces creemos que es puro cuento): "lo que comes representa más del 60% de cómo te ves", por dar un aproximado. Podríamos pensar en el equivalente de tener un auto con la mejor tecnología al que alimentamos con una gasolina de mala calidad, aunque el carro sea muy bueno, llegará un momento en el que tendrá fallas porque el insumo que le estamos dando no es el mejor.

Verdad que nos han pasado estas preguntas por la mente? Entonces, si muchos hacemos ejercicio convencidos de que éste que es esencial para mantenernos sanos, fuertes, con flexibilidad y tonificados, como base es muy buen hábito, pero también debemos comenzar a pensar en ir un poco más allá, dar el paso para el siguiente nivel. Y la única forma en la que lograremos esto es considerando que lo que comemos contribuirá en un mayor porcentaje en el físico que las series de sentadillas y lagartijas que hagamos. Así que, pensemos en esto la próxima vez que vayamos a tomar un refresco o estemos a punto de comer algo chatarra, o engullirnos unos tacos fritos, nuestro cuerpo es nuestro vehículo, es el único que tendremos, así que tratémoslo con amor y alimentémoslo sanamente. Hagamos que nuestro ejercicio se note. ¡Hasta la próxima!

Karla Ruiz, Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition, IIN. Corredora y montañista por pasión. Ha corrido hasta el momento 6 maratones y ha subido 4 montañas mayores de los 6000 msnm. ¡La vida es corta y los sueños muchos! millenium71@gmail.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×