¿Qué necesita una duatleta para triunfar?

Nathalie Palacios Díaz es una duatleta clasificada para el mundial en Australia, que apenas hace un año se ponía diversos pretextos para no moverse y veía a distancia como otros lograban sus...
Nathalie Palacios Díaz es una duatleta clasificada para el mundial en Australia, que apenas hace un año se ponía diversos pretextos para no moverse y veía a distancia como otros lograban sus sueños, ella se decidió y ahora posee diversas medallas.
 Nathalie Palacios Díaz es una duatleta clasificada para el mundial en Australia, que apenas hace un año se ponía diversos pretextos para no moverse y veía a distancia como otros lograban sus sueños, ella se decidió y ahora posee diversas medallas.
Ciudad de México -
  • Nathalie Palacios Díaz comparte su historia, ¿cómo logró ser una duatleta reconocida?  

Es increíble como en un año puede cambiar tanto tu vida. Hace un año era de esas personas con kilos de más que salen del trabajo cansadas con mil pretextos para no ir al gimnasio, el cual había pagado durante tres meses y solo había pisado en una ocasión. Era de esas personas que se emocionaban viendo competencias y olimpiadas en la televisión pensando que lo que esos atletas vivían, experimentaban y sentían era totalmente ajeno a mi vida. Que esa vida simplemente no me había tocado a mí, que no había nacido para eso.

Hoy, un año después, con varios podios y medallas de oro, clasificada al mundial de duatlón en Australia y buscando la clasificación para el mundial de triatlón por categoría  me doy cuenta que solo se necesita un sueño, pasión y determinación para lograr tus objetivos.

Hoy me levanto a nadar todos los días a las 6:00 am, después del trabajo visito la pista de atletismo todas las noches y los fines de semana hago rodadas largas en bicicleta. Mi estilo de vida cambió, pero lo más importante estoy viviendo una versión de mí misma que no conocía.

No me quedo con mis medallas y reconocimientos. Me quedo con esa versión de mí que descubrí, me quedo con  el esfuerzo, las personas, el miedo convertido en adrenalina, las emociones y experiencias vividas pero sobre todo me quedo con las ganas de seguir soñando y esforzándome por alcanzar mis sueños.

Así que mi sugerencia sería: detente un instante y sueña.  Despierta, atrévete, dedícate, vive con pasión y tal vez mañana no irás a las olimpiadas, ni tocarás ante millones de personas o serás director de una gran compañía o reina de belleza, pero al menos te levantarás a correr cuando escuches el despertador y pronto estarás escribiendo tu historia y viviendo la mejor versión de ti mismo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×