La verdad sobre los alimentos procesados

No siempre te das cuenta es la cantidad de ingredientes químicos que tienen los alimentos procesados para mejorar su sabor y para conservarlo.
No siempre te das cuenta es la cantidad de ingredientes químicos que tienen los alimentos procesados para mejorar su sabor y para conservarlo.
 No siempre te das cuenta es la cantidad de ingredientes químicos que tienen los alimentos procesados para mejorar su sabor y para conservarlo.
Ciudad de México -
  • Actualmente comemos cosas que nuestros abuelos o bisabuelos no reconocerían

La modernidad y prisa de la vida nos ha llevado a que los supermercados estén llenos de productos para hacernos la vida más fácil. Hasta cierto punto es cierto, es muy simple: compras una sopa enlatada, llegas a tu casa, la abres, calientas y te sientas a comerla. Lo que no siempre te das cuenta es la cantidad de ingredientes químicos que tienen estos alimentos para mejorar su sabor y para conservarlo.

Piensas que te estás comiendo una deliciosa crema de champiñones cuando en realidad estás ingiriendo muchas otras cosas. Todos estos productos los podemos identificar por lo práctico y por las grandes campañas de publicidad que los acompañan.

Estas comidas enlatadas o congeladas tienen una gran cantidad de saborizantes, colorantes, potencializadores de sabor, grasas, endulzantes y sales. Existen estudios que muestran que todos estos ingredientes contribuyen a la obesidad de las personas, además de que logran que las personas quieran comer más y más cantidad de estos alimentos. No es broma eso de que "a que no puedes comer solo una".

Los ingredientes no siempre son tan fáciles de detectar dentro del contenido de un producto, pero los podemos identificar con otros nombres como: glutamato monosódico, carbonato de potasio, fosfato de sodio, guanilato disódico que son diferentes tipos de sales o bien para endulzantes: lactosa, maltodextrina, sucralosa, jarabe de maíz de alta fructosa, aspartame, asesulfame K.  

Es importante saber que al leer los ingredientes, el que aparece primero es el que se encuentra en mayor cantidad en el producto.

Algo que se puede notar en los alimentos sanos que podemos comprar en los supermercados es:

1. No tienen tanta publicidad atrás de ellos

2. No llevan una etiqueta de ingredientes o bien

3. El número de ingredientes es muy pequeño

Por ejemplo, las frutas y verduras llevan en muchos casos etiquetas, pero no de ingredientes: una manzana es una manzana y no contiene nada más, lo mismo pasa si compramos verduras, o granos enteros, o fruta seca.

Así, una sencilla recomendación al momento de comprar tus productos en el supermercado: Lee los ingredientes.  Si éstos son más de 5 y además tiene nombres impronunciables, lo más seguro es que no sean lo ideal para tu alimentación.

Existen páginas que te pueden ayudar a hacer elecciones saludables y muestran la radiografía de los productos, para que seas un consumidor enterado.  Entre estas está el portal del consumidor de la PROFECO (http://www.consumidor.gob.mx/). ¡Felices y sanas compras!

 

Karla Ruiz, Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition, IIN.  Corredora y montañista por pasión. Ha corrido hasta el momento 6 maratones y ha subido 4 montañas mayores de los 6,000 msnm.  ¡La vida es corta y los sueños muchos! informes@vinatura.com.mx

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×