El primer mundial de carreras de obstáculos OCR

Christian Scherf fue el único representante mexicano en el primer mundial independiente.
 Christian Scherf fue el único representante mexicano en el primer mundial independiente.
Ciudad de México -
  •  Christian Scherf fue el único representante mexicano en el primer mundial independiente
  • El eventó se realizó en Cincinnati el 25 y 26 de octubre

Habíamos mencionado que OCR representa las siglas en inglés para "Obtacle Course Racing ", traducido vagamente como Circuito de Carreras de obstáculos, o bien, carreras de obstáculos.

Este pasado sábado 25 y domingo 26 de Octubre se escribió historia en este aun nuevo y joven deporte.

A pesar de las dudas surgidas meses previos, incluso cuando se habló de crear este evento y la falta de apoyo de algunas de las grandes compañías, le gente, los atletas involucrados y en general todos los que creyeron en esto pudimos atestiguar algo realmente especial.

Con todo el éxito del mundo se llevó a cabo el primero mundial independiente de carreras de obstáculos en las afueras de Cincinnati, Ohio en EEUU.

La parte de independiente es importante ya que no hubo una gran compañía o marca detrás, sino se hizo un esfuerzo por unificar a varias empresas, medios y la gente para apoyar la realización de este evento y lograr algo diferente.

Y sin duda el fin de semana en King's Domain, -nombre del lugar donde se llevó a cabo el evento y donde se realiza otra carrera de obstáculos llamada Mud, Guts & Glory- fue más que único y especial.

Varias compañías que tienen sus propias carreras o facilidades deportivas proporcionaron algunos de sus mejores obstáculos para lograr un recorrido de unos 13 km's aprox. con muchas pendientes muy demandantes, -fueron casi nulos los trayectos planos para correr de verdad- y encima más de 30 obstáculos que en mi corta experiencia han sido de los más difíciles que he enfrentado.

(Mucho es porque no tenemos estos obstáculos en México y fue verdaderamente desafiante poderlos hacer).

Pero así como suena, pareciera que fuera algo simple lograr que absolutamente todos los participantes y la gente que asistió salieran más que satisfecha y contenta del evento. En redes sociales no hay ningún comentario negativo, todos son felicitaciones y querer ya tener todo listo para el año que viene. La dinámica fue básicamente organizar un evento hecho para la gente, que cumpliera todo lo necesario que involucra un campeonato.

Varios de estos puntos para lograr un éxito era de entrada tener una clasificación no difícil de conseguir pero que de entrada ya ponía un filtro. Así mismo otra clave fue tener las redes sociales activas y estar dando novedades cada semana de cualquier cosa relacionado al evento y poner atención a lo que la gente dice. Además el tener una gran locación y terreno para el evento, involucrar a atletas elite que apoyan el crecimiento de este deporte, invitar a participantes y carreras extranjeras a sumarse a este esfuerzo, tener un gran staff y voluntarios que sabían exactamente que hacer y como tratar a los participantes y simplemente hacer de esto algo serio fue clave.

Y para muestra de esta seriedad y crecimiento se implementaron controles antidopaje, reglas justas para todos y gente detrás que se caracteriza por lo que se ha caracterizado tanto este deporte: la unidad y el compañerismo a pesar de ser al final una competencia individual.

Así pues el sábado se llevaron a cabo las competencias individuales. Con el  disparo real de un cañón arrancaron cada uno de los grupos. La manera de dividirlo fue simple, el primer grupo constó de los elite divididos por hombres y por mujeres y posteriormente los competidores se agruparon por rangos de edad:

  • 13-17, 18-24, 25-29, 30-34, 35-39, 40-44, 45-49, 50+ años (hombres y mujeres).

En la modalidad elite el primer lugar se llevaría 10 mil, el segundo 5 mil y el tercer lugar mil dólares. En la categoría de rangos de edad, el único primer lugar se llevaría mil dólares. Esta idea encantó a todos ya que compites únicamente con gente de tu misma edad, que a diferencia de los elite donde las edades no importan.

Así mismo a diferencia de otras carreras, para poder competir por el premio había que pasar todos los obstáculos forzosamente teniendo oportunidad de repetirlos pero por obstáculo fallido se añadía una multa de tiempo al tiempo final. De no poder lograr un obstáculo en absoluto, se podía seguir por el circuito pero ya sin oportunidad de ganar.

Esto al igual que todo lo anterior mencionado es muestra que el evento se tomaba con una seriedad verdadera.

Para muestra de la importancia  atletas y representantes de muchas partes del mundo hicieron el viaje. Había gente de Canadá, Inglaterra, Australia, Suecia, Bélgica, Alemania, Holanda, Sudáfrica y por supuesto EEUU y un servidor representando a México.

Las banderas hondeaban tanto en la salida como en la meta, siempre manteniendo el foco en los países participantes y en los atletas.

Ahora imagínense yo siendo el único representante mexicano y ver tanto la bandera en la salida y ver la al llegar, algo realmente único. Y no sólo eso, sino que independientemente de qué país o lugar de EEUU fueras, el voceador ubicaba metros antes de cruzar la meta a todos los participantes por su nombre, nacionalidad y ciudad para decir su nombre en el altavoz, felicitarlo. En mi caso y de los atletas internacionales se nos entregó una bandera para cruzar la meta con más mérito todavía. Este detalle fue de lo más significativo ya que son estos los detalles que hacen la diferencia en eventos deportivos y hacen sentir al atleta parte de algo único.

Para el domingo la dinámica constó en la competencia en equipos. Otro gran logro ya que si había uno corrido el sábado, podía competir en equipo sin costo el domingo.

Se dividieron por equipos de 4 personas de hombres, mujeres y mixtos. Así como fue a lo largo del fin de semana, había atletas y equipos representativos de muchos países o diferentes compañías de las carreras que existen en EEUU.

Había que hacer relevos, donde iniciaban dos integrantes primero que tenían que completar todo el circuito y obstáculos siempre juntos, para llegando a la meta entregar la estafeta y chip de tiempo a los dos compañeros que esperaban para salir. El equipo más rápido ganaba. Increíble experiencia correr ya en un espíritu de compañerismo y de apoyarse para lograr los obstáculos, cuidarse y en general pasarla bien.

Pero fuera de la competencia la convivencia con todos los atletas fue posiblemente lo que hizo que el fin de semana y evento fuera redondo. Conocer, aprender y ver la vida de cada atleta, las experiencias que se comparten de las carreras que hace cada uno, detalles de alimentación, entrenamientos y en general la misma experiencia de poder estar ahí sin importar si era uno o no un atleta elite, fue maravilloso.  Al final del día todo se trataba de ser parte de algo especial y pasarle bien tanto en la carrera como previo a ella y después.

Hoy un poco más de 600 participantes pueden presumir a nivel mundial esa o varias de las medallas obtenidas a lo largo del fin de semana. Fue poca gente, pero este deporte después de lo vivido en Ohio está por crecer aún más.

Así el slogan empleado de #OCRUnited resume perfectamente de lo que es, se trata este deporte y lo que cada uno de los que fuimos partes sentimos: una unidad por hacer crecer este deporte, por vivirlo apasionadamente y simplemente compartir cada una de las experiencias que nos brinda entre la gente implicada y la gente que está descubriendo las carreras de obstáculos recientemente.

Para conocer más de los obstáculos, ver las fotos y en general todo del evento los invito a visitar mi página de Facebook: Facebook.com/chrizscherf

¡Nos vemos el 17 y 18 de octubre ahí mismo, en Cincinnati, Ohio para el segundo mundial OCR y nuevas historias que surgirán a partir de ahí!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×