Cómo relajar la espalda con posturas de yoga

Coral García Travesí comparte cómo relajar y fortalecer la espalda a través de tres posturas de yoga.
 Coral García Travesí comparte cómo relajar y fortalecer la espalda a través de tres posturas de yoga.
Ciudad de México -
  • Coral García Travesí nos indica cómo fortalecer la espalda con yoga

Una de los beneficios del yoga es que te hace estar más consciente de tu cuerpo y de los movimientos que le hacen bien a éste. Con el tiempo, verás que es muy fácil reconocer aquellas posturas que te provocan dolor en la espalda. Te sugerimos algunas asanas de yoga que te permitirán alargar la columna vertebral y crear espacio entre los discos. Si practicas yoga de manera relajada y respirando rítmicamente, tus músculos en automático se relajan, aumenta el flujo sanguíneo y disminuyes el estrés.

  • Postura del Niño (Balasana):

Mente: alivia el estrés, tranquiliza.

Cuerpo: estira y relaja la espalda baja y la parte superior del cuerpo, abre las caderas. Ideal para la hinchazón o gases.

Siéntate sobre los talones y reclina tu cuerpo hacia adelante hasta que tu frente toque el suelo; si no puedes alcanzar el suelo con la cabeza, utiliza una almohada o cojín. Abre ligeramente las rodillas y coloca tus brazos a los lados de tus muslos con las palmas hacia arriba. *Relaja la cabeza y cuello, siente cómo los hombros se hunden hacia el suelo. Relaja la espalda y torso en cada respiración.

 

  • Postura de la cigüeña (Uttanasana):

Mente: relajación profunda, alivia el cansancio.

Cuerpo: libera tensión en espalda, hombros y cuello. Tonifica la columna y fortalece los muslos

Inhala y desde la postura de montaña, levanta los brazos por encima de tu cabeza y exhala inclinándote hacia delante con las rodillas y el cuello relajados. Con las rodillas extendidas, coloca tus brazos al lado de las piernas. Al inhalar, levántate lentamente y desenrolla la columna.

 

  • Postura del gato (Bidalasana):

Mente: fortalece y vigoriza.

Cuerpo: le da flexibilidad a la columna, fortalece pelvis y músculos troncales. Masajea espina dorsal.

Ponte a gatas con las manos en línea recta a los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Inhala y mueve el coxis suavemente hacia el techo, curvando la espalda ligeramente. Mantén los músculos abdominales contraídos durante el movimiento y hombros hacia atrás; levanta la mirada lentamente. *Exhala y contrae el coxis hacia abajo, redondea la espalda, curvando la columna y mirando tu vientre. Repite la secuencia de estos dos movimientos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×