Kilian Jornet, un aventurero en las montañas

Hablar de él, definitivamente es hablar de alcanzar los límites propios, esos que solamente uno sabe dónde están, cuando se está esforzando al máximo por alcanzar una meta.
Hablar de él, definitivamente es hablar de alcanzar los límites propios, esos que solamente uno sabe dónde están, cuando se está esforzando al máximo por alcanzar una meta.
 Hablar de él, definitivamente es hablar de alcanzar los límites propios, esos que solamente uno sabe dónde están, cuando se está esforzando al máximo por alcanzar una meta.
Ciudad de México -
  • Conoce un poco sobre este gran atleta skyrunner

Nadie nos dijo que fuéramos,nadie nos dijo que lo intentáramos, nadie nos dijo que sería fácil,alguien dijo que somos nuestros sueños,que si no soñamos estamos muertos

Este es un pequeño extracto de la carta de valores de Kilian Jornet, joven español nacido en 1987 en Sabadell, España, para quien, despertar muchos años de su vida leyendo el manifiesto del Skyrunner fue una de sus más grandes motivaciones para salir a entrenar:

“…El secreto no está en las piernas, sino en la fuerza de salir a correr cuando llueve, hace viento y nieva; cuando los relámpagos prenden los árboles al pasar por su lado; cuando las bolas de nieve o las piedras de hielo te golpean las piernas y el cuerpo desnudo contra la tormenta y te hacen llorar y, para proseguir, debes enjugarte las lágrimas para poder ver las piedras, los muros o el cielo...”.

Estas palabras resumen parte de la filosofía de Kilian, ya que hablar de él, definitivamente es hablar de alcanzar los límites propios, esos que solamente uno sabe dónde están, cuando se está esforzando al máximo por alcanzar una meta. 

Alguien cuyo destino quizá estuvo marcado desde el momento en el que vivió sus primero años en el refugio de Cap del Rec en los Pirineos, cordillera montañosa situada al norte de la Península Ibérica. Sus padres un guía de montaña y guarda del refugio mencionado, su madre, profesora de deportes de montaña. Quizá por eso su amor por la naturaleza desde muy pequeño, influido principalmente por su madre quien solía llevarlos a él y a su hermana menor a excursiones los fines de semana, así como a largos viajes de aventura durante sus vacaciones. 

Su patio de recreo era el bosque y las montañas.  Aprendió a amar la naturaleza y a convivir con ella. A reconocerla, a respetarla, a entender cómo fluye la vida en su entorno. Aprendió a correr guiándose por su instinto en estos parajes, donde a pesar de su gran habilidad, siempre ha comprendido que en la montaña eres un pequeño punto en el espacio y a la naturaleza, como a una persona, hay que saber cómo tratarla, saber cuidarla, saber cuándo está contenta, o cuándo está enfadada. 

Porque la montaña, con esa inmensidad, decide en qué momento borrar o no ese pequeño punto. Con su apenas 1.71 mts. de estatura y sus menos de 60 kilos, Kilian Jornet es de los mejores corredores de montaña del mundo. 

Cuatro veces campeón de la serie mundial de Skyrunner (2007, 2008, 2009 y 2012), serie compuesta por diversas carreras de montaña (en el 2014 fueron 14 carreras, en tres diferentes disciplinas: Sky, Ultra y Vertical a través de 6 naciones y 3 continentes) y bicampeón mundial del Ultra Trail del Mont Blanc (2008, 2009), son solo algunos de los más relevantes logros de este joven corredor.

Kilian en algún momento de su vida, y después de haber conquistado todas las carreras que se había propuesto, decidió comenzar con un nuevo proyecto llamado Summits of my Life, las cimas de mi vida, en el cual intentará establecer los récords de ascensos y descenso de algunas de las montañas más representativas del mundo, culminando con el Everest. 

Actualmente ya ha realizado el cross del Mont Blanc, el Cervino y el McKinley. También tiene el segundo más rápido ascenso al Kilimanjaro.

Pero Kilian sabe que así es esto, hay momentos en los que el ganar es tan efímero, que sería muy banal centrar todas sus expectativas y todo su potencial en esto: “La victoria, la real, es aquella que se encuentra en lo más hondo de cada uno de nosotros. Es aquella que no nos creemos del todo que pueda llegar, a pesar de la preparación y la voluntad puestas, y que finalmente llega…". 

Porque en el fondo,  “¿no corremos para eso?, ¿para saber que somos capaces de vencer nuestros miedos y que la cinta imaginaria que cortamos al cruzar la meta está situada allá donde nuestros sueños quieren? ¿La victoria no consiste en ser capaces de poner nuestro cuerpo y nuestra mente al límite para descubrir que estos límites nos han llevado a descubrir otros nuevos? ¿Y empujar poco a poco nuestros sueños?”,  y con esto…

¿Qué buscamos? ¿Quizás vivir?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×