Inseparables en la práctica: yoga y respiración

Durante la práctica de yoga necesitas mantener siempre un ritmo de respiración constante para que las posturas o asanas fluyan y alcancen su máximo beneficio a nivel físico, emocional y mental.
 Durante la práctica de yoga necesitas mantener siempre un ritmo de respiración constante para que las posturas o asanas fluyan y alcancen su máximo beneficio a nivel físico, emocional y mental.
Ciudad de México -
  • Una rama fundamental del yoga es la respiración, conocida como pranayama

Durante la práctica de yoga necesitas mantener siempre un ritmo de respiración constante para que las posturas o asanas fluyan y alcancen su máximo beneficio a nivel físico, emocional y mental.

Una adecuada respiración revitaliza y desintoxica cada célula y órgano de tu cuerpo desde el sistema digestivo hasta la piel, de adentro hacia afuera.

Si aprendes a controlar ese aliento y si alargas las respiraciones profundizándolas, es seguro que todas las capacidades que tienes se van a desarrollar aún más.

Tampoco es necesario que te obsesiones con este tema durante tu práctica; verás que con el tiempo la respiración se vuelve intuitiva.

Principos básicos para respirar bien

  • Inhala y exhala por la nariz para mayor control y uniformidad en el movimiento; trata de cerrar la boca durante tu práctica. Si tienes la nariz tapada, gripa o padeces del presión baja, respira por la boca.
  • Enfócate en tu respiración. Cuando en tu práctica una postura resulta muy difícil o talvez perdiste la concentración, es importante que vuelvas a tu respiración para volver al presente. Observa que tu inhalación y exhalación tengan los mismo períodos.

Coordina la respiración con el movimiento; esto es vital para la transición de una postura a otra. Cuando inhalas, abres, alargas o extiendes tu cuerpo, y exhalas cuando profundizas, liberas o te flexionas en la postura.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×