Yoga para fortalecer pies y evitar lesiones

El yoga ofrece una combinación de estiramientos activos y pasivos que ayudan a evitar lesiones. Estos beneficiarán tus pies.
El yoga ofrece una combinación de estiramientos activos y pasivos que ayudan a evitar lesiones. Estos beneficiarán tus pies.
 El yoga ofrece una combinación de estiramientos activos y pasivos que ayudan a evitar lesiones. Estos beneficiarán tus pies.
Ciudad de México -
  • Coral García Travesí, experta en yoga nos dice qué posturas nos convienen

El yoga ofrece una combinación de estiramientos activos y pasivos que ayudan a evitar lesiones; hay dos tipos de estiramientos:

  • Estiramiento activo: calientas y flexibilizas los tejidos.
  • Estiramiento pasivo: mantienes una postura durante un minuto o más de forma relajada logrando que los músculos se estiren y los tejidos sean más elásticos.

Lesión: Fascitis plantar

Una de las tres lesiones más comunes de los atletas junto con el síndrome de la banda iliotibial y la inflamación o desgarre del manguito rotador es la fascitis plantar.

Esta lesión se presenta cuando se inflama la fascia plantar, una banda de tejido que conecta el hueso del talón con los dedos y recorre la planta del pie. El estrés repetitivo, un tendón de Aquiles, tobillos y pantorrillas endurecidos y contraídos, puede ocasionar demasiada tensión en la fascia plantar, además de microdesgarres e inflamación.

Consecuencias: dolor en rodilla, cadera y espalda.

Síntomas: dolor en talón o la planta del pie que empeora cuando te levantas en la mañana de la cama.

 

Estiramiento de las plantas:

  • Hincado coloca tus manos sobre los muslos y curva los dedos de los pies hacia el suelo.
  • Inclina lentamente el peso de las caderas hacia atrás y siéntate sobre los talones.
  • Mantén la postura de 30 a 90 segundos.

 

Postura del dedo gordo de pie recostado (Supta Padangusthasana):

  • Recuéstate sobre tu espalda, pasa una cuerda alrededor del pie derecho y estira la pierna derecha hacia arriba.
  • Mantén la cabeza y los hombros en el suelo y toma la cuerda con las dos manos. Puedes flexionar la rodilla izquierda.
  • Mantén durante 1 ó 2 minutos y repite con la otra pierna.

 

Postura del ojo de aguja (Sucirandhrasana):

  • Recuéstate en el suelo con los pies en la pared y las rodillas flexionadas.
  • Apoya el tobillo derecho en la rodilla izquierda y flexiona el pie derecho.
  • Con la mano derecha, empuja suavemente el muslo justo por encima de la rodilla.
  • Mantén las caderas, columna y cabeza apoyados en el suelo y relaja el cuello.
  • Mantén durante 1 ó 2 minutos y repite del otro lado.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×