Cómo comer para bajar de peso corriendo

Muchos empezamos a correr para bajar de peso, mantenernos en forma y vernos mejor. Después nos gusta tanto que ya no podemos dejar de hacerlo. Si este es tu caso, ten en cuenta que si no comes...
Muchos empezamos a correr para bajar de peso, mantenernos en forma y vernos mejor. Después nos gusta tanto que ya no podemos dejar de hacerlo. Si este es tu caso, ten en cuenta que si no comes bien, ¡de nada servirá!
 Muchos empezamos a correr para bajar de peso, mantenernos en forma y vernos mejor. Después nos gusta tanto que ya no podemos dejar de hacerlo. Si este es tu caso, ten en cuenta que si no comes bien, ¡de nada servirá!
Ciudad de México -
  • Si quieres bajar de peso corriendo debes cuidar tu alimentación

Muchos empezamos a correr para bajar de peso, mantenernos en forma y vernos mejor. Después nos gusta tanto que ya no podemos dejar de hacerlo. Si este es tu caso, ten en cuenta que si no comes bien, ¡de nada servirá!

Las claves del éxito

No por correr te tienes que sentir cansado durante el día. ¡Al contrario!, el ejercicio es para mantenernos activos. Si te sientes sin energías, quiere decir que algo estás haciendo mal con tu alimentación. Además ten en cuenta que si estás entrenando de manera intensa y no le das a tu cuerpo la gasolina que necesita, en lugar de bajar de peso subirás y, la peor parte: te sentirás fatal durante todo el día.

No por correr, puedes comer todo lo que quieras. Debe haber un balance entre las calorías que consumes con las que gastas. Es muy común confiarse y pensar que como ya corriste, puedes comer más. Ten en cuenta tu objetivo, si quieres bajar de peso, debes moderarte para que valga la pena el esfuerzo que haces.

Recomendaciones para eliminar los kilitos de más.

1. No corras en ayunas. Recuerda que tu cuerpo necesita combustible para dos cosas, en primera para que aguantes la sesión de entrenamiento y, en segunda, para que el metabolismo te favorezca. Algunos estudios han comprobado que el correr en ayunas puede aumentar la quema de grasa, sí lo puedes hacer, pero únicamente cuando vas a trotar muy leve y poco tiempo (30-40 minutos).

2. Elimina tu ansiedad por azúcar. No olvides que nuestra principal gasolina para correr son los hidratos de carbono (carbohidratos). Si te llega a faltar combustible para el ejercicio, lo más probable es que además de sentirte cansado durante el día, sufras crisis de azúcar: ganas de comerte todos los postres y harinas que se te atraviesen. Por eso acostumbra a tu cuerpo que antes y después de correr es cuando recibirá más carbohidratos, así no se te antojarán a lo largo del día.

3. No te saltes las comidas. Es un mito que si no cenas o no desayunas, bajarás más rápido. ¡Es al revés! Puedes subir de peso. Además de las tres comidas principales, realiza al menos dos snacks, uno a media mañana y otro a media tarde. Toma en cuenta que no debes pasar más de cuatro horas sin alimento. Rendirás mejor en todas tus actividades del día.

La alimentación y el ejercicio van de la mano, no hay de otra, ¡no te confíes!

 

Raquel Pérez de León García es Licenciada en Nutrición por la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE. Maestra en Nutrición Deportiva por la Universidad del Valle de México y Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid. Síguela en Twitter:  @raq_nutriologa

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×