El estrés es acumulativo, ¡y también engorda!

Quizá ya hayas escuchado esta aseveración en algún momento y no es solamente por el hecho de que muchas veces el estrés va acompañado de ansiedad, la cual hace que comas lo primero que tengas...
Quizá ya hayas escuchado esta aseveración en algún momento y no es solamente por el hecho de que muchas veces el estrés va acompañado de ansiedad, la cual hace que comas lo primero que tengas enfrente.
 Quizá ya hayas escuchado esta aseveración en algún momento y no es solamente por el hecho de que muchas veces el estrés va acompañado de ansiedad, la cual hace que comas lo primero que tengas enfrente.
Ciudad de México -
  • La Health Coach Karla Ruiz nos dice por qué el estrés también engorda

Quizá ya hayas escuchado esta aseveración en algún momento y no es solamente por el hecho de que muchas veces el estrés va acompañado de ansiedad, la cual hace que comas lo primero que tengas enfrente.

El estrés se puede definir como una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante.

El estrés afecta a todas y a cada una de las células en tu cuerpo y es acumulativo. Basta ver lo deteriorada que se ve una persona físicamente y en su salud después de un periodo de mucho estrés. Hay personas que de manera cotidiana están bajo estrés y ya no lo perciben como tal. Pero esto no quiere decir que no sufran las consecuencias. Una forma de saberlo: ¿cuál es la calidad de su sueño?

Existen muchos síntomas que denotan el estrés a simple vista como un rápido envejecimiento, piel opaca, ojeras, carácter irritable, pero también ocurren otras cosas a nivel hormonal. Al estar estresados el cuerpo produce un exceso de la hormona llamada “cortisol” o su nombre real glucocorticosteroide, que es una hormona que se produce en respuesta al estrés y cuyo efecto incluye acciones como:

  • aumentar los niveles de glucosa en la sangre,
  • destruir músculos para convertirlos en aminoácidos que el cuerpo puede usar para crear energía,
  • reducir la acción del sistema inmune

Esto está bien si estamos realmente en una situación de peligro, donde nuestro cuerpo requiera energía para actuar rápido, pero no cuando estamos parados en el tráfico por ejemplo, ya que este aumento de glucosa en la sangre que no es consumido contribuye a que la persona gane peso.

El cortisol obliga a nuestro hígado a tomar las reservas que tiene de glucosa por lo cual, también es un hecho que te puedas sentir con hambre y con ganas de alimentos que sean ricos en glucosa, como los carbohidratos. Sí, no es casualidad que si estás estresado se te antoje el pan, las galletas o los chocolates.

Estas algunas recomendaciones para disminuir el estrés en tu vida:

  • Tener un trabajo agradable,
  • fomentar las buenas relaciones con los demás,
  • practicar la meditación,
  • hacer ejercicio,
  • tener un pasatiempo.

 

Karla Ruiz, Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition, IIN. Corredora y montañista por pasión. Ha corrido hasta el momento 6 maratones y ha subido 4 montañas mayores de los 6000 msnm. ¡La vida es corta y los sueños muchos! millenium71@gmail.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×