Salir
Estás leyendo: Tres hábitos para relajarse al correr
Comparte esta noticia

Tres hábitos para relajarse al correr

relájate, no te trates tan duramente, afloja la mandíbula, relaja tus hombros y sacude un poco los brazos. La tensión que estás sosteniendo es aquella que te ayudará a trabajar mejor si te relajas.
Publicidad
Publicidad
  • Correr requiere una cantidad de concentración muy grande

Para correr más rápido y mejor, es importante estar concentrado, para eso necesitas relajarte y enfocarte en lo que estás haciendo, cada zanzada, cada moviemiento para lograrlo. 

Para ejecutar la técnica adecuada recomendamos que practiques estos tres hábitos durante tu entrenamiento para trabajar en mejorar tu carrera.

1. Todo esta en la mente. Debemos conocer nuestro punto de tensión. El cuerpo debe estar relajado, así que debes revisar que ninguna este en tensión. Es muy común que apretemos la mandíbula o nuestros hombros o manos estén muy tensos. 

2. La técnica es muy importante. Quizá nuestro primer objetivo en una carrera esté equivocado si nos estamos enfocando en mejorar una marca, ese será nuestra siguiente meta, por ahora debemos revisar si nuestra técnica es la correcta, revisar que el movimiento del cuerpo está ayudando a nuestra carrera.

Los brazos deben balancearse de adelante hacia atrás y no hacia el pecho. Las zancadas no deben ser demasiado largas ni demasiado cortas. Relaja tu cuerpo sin distraer tu mente -intenta por ejemplo correr sin música mientras trabajas en ello- para que sientas todos los movimientos.

3. El ritmo de la respiración. La respiración es uno de los elementos clave, ya que con un buen manejo, nos proporciona ritmo y energía.

Existen varios métodos para llevar el rirmo de la respiración en una carrera, una de ellas es jugar con la zancada y la respiración, que tengan una secuencia, por ejemplo, cada vez que el pie derecho cae en el piso será una exhalación. Estar conscientes de ello no solo distraerá la mente en los caminos complejos, tambén te ayudará a rendir más de principio a fin.

Al respirar, debemos hacerlo desde el abdomen y no desde el pecho. Respira profundamente y a un ritmo constante y no esporádicamente. Las primeras veces te costará trabajo, pero hazlo durante todo el entrenamiento y notarás mucha diferencia que beneficiará tu rendimiento.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...