La grandeza de Georges St-Pierre en el UFC

Este viernes, 13 de diciembre, el anuncio del campeón welter, Georges St-Pierre, de que se retiraba temporalmente estremeció el mundo de las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés).
 Este viernes, 13 de diciembre, el anuncio del campeón welter, Georges St-Pierre, de que se retiraba temporalmente estremeció el mundo de las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés).
  • GSP es uno de los mejores peleadores en la historia de la empresa

Por: Eduardo Martell Este viernes, 13 de diciembre, el anuncio del campeón welter, Georges St-Pierre, de que se retiraba temporalmente estremeció el mundo de las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés), pero después del impacto inicial llegó la hora de revisar el legado y la historia de este inmortal de este deporte. “Toda la presión que cae sobre mis hombros es lo que ya no puedo soportar. Físicamente, estoy al 100 por ciento. Todo mundo habla sobre las peleas, es completamente una locura, nadie puede comprenderlo, y ahora necesito tomarme un tiempo. Esto me hará más fuerte", fueron sus palabras para anunciar que se iba por un tiempo y que no tenía fecha para regresar. Este guerrero canadiense tiene una excelente marca de 25-2 y las dos derrotas que sufrió con Matt Hughes y Matt Serra las vengó en peleas posteriores y todas las expectativas que se tenían sobre él al comienzo de su carrera fueron superadas con creces hasta el día de hoy. St-Pierre llegó a la escena del UFC en el 2004. Ese mismo año perdió su combate de campeonato ante Hughes, su ídolo en el deporte. Pasaron dos años hasta que en el 2006 vengara su derrota, venciendo a Hughes, para lograr el título por primera vez. Ese fue el nacimiento de la estrella del chico de Montreal que comenzó a practicar karate para defenderse de los abusadores en su infancia. Y vaya que aprendió a pelear, defenderse y atacar. Sin embargo, su siguiente cita, en el 2007, la perdió con Serra, en una de las sorpresas más grandes de la historia. Para cerrar ese capítulo, también vengó ese fracaso y desde el 2007 ha defendido con éxito su título welter en diez ocasiones, dejando en el camino a peleadores de la talla de BJ Penn, Thiago Alves, Carlos Condit, Nick Díaz y Johny Hendricks, entre otros. Nombres de lujo todos. Una de las características de St-Pierre es que imponía su voluntad en los combates, explotaba sus ventajas de la mejor manera y derrotaba a sus oponentes sin dejar que éstos usaran sus herramientas; es decir, los sacaba de su hábitat natural como peleadores y los llevaba a su campo, al lugar donde él era más fuerte, en donde imponía su calidad. Sus orígenes vienen del kárate, pero logró convertirse en un luchador de primer nivel, lo que le permitió vencer a grandes peleadores, llevándolos a la lona para dominarnos. Su deseo de ser siempre el mejor lo llevó a entrenar con el famoso entrenador de boxeo Freddie Roach para mejorar su golpeo, lograr mejor precisión y sacarle ventaja a otra herramienta de combate. St-Pierre se caracterizó por visitar varios gimnasios durante sus campos de entrenamiento para sacar lo mejor de todos los lugares posibles. Y aquí también, podemos decir que el objetivo fue cumplido. Siempre que peleaba, él llamaba la atención de millones de personas, logrando colocarse como uno de los atletas más destacados de Canadá. Para tener una idea de su grandeza, simplemente hay que entender que Georges compitió en popularidad con los establecidos jugadores de hockey canadienses, quienes son dioses en su país. Hasta esos niveles llegó su notoriedad. Que mejor ejemplo que el UFC 129, en Toronto, donde más de 55 mil personas fueron a verlo pelear contra Jake Shields, rompiendo un récord de asistencia en MMA en Norteamérica. En Canadá, Estados Unidos y gran parte del mundo, este inmortal atleta se convirtió en el tipo de peleador que se salía del deporte. Él era del tipo de atleta que atraía la atención de los fans de las MMA y los fanáticos casuales. Sus peleas eran cita para millones de personas alrededor del mundo y él ha sido, en gran parte, responsable de la popularidad que goza el UFC en estos momentos, la cual lo ha puesto en un lugar predominante, junto a ligas como la NBA, Grandes Ligas y la NFL. Su dominio de la división de las 170 libras lo colocó como uno de los íconos del UFC y lo llevó a ser parte de la realeza vida del deporte. Ahí donde sólo él y Anderson Silva podían llegar. Hasta la derrota de Silva en diciembre pasado, había dos cosas seguras en el UFC, que St-Pierre y la “Araña” siempre ganaban sus peleas de campeonato. Incluso, se llegó a hablar de un súper combate entre ellos dos, que, finalmente, no fructificó. Así de lejos llegó el canadiense. Ya tras el triunfo sobre Hendricks, el 16 de noviembre pasado, tuvimos una ida de sus dudas, cuando dijo que tenía que pensar en su carrera y en su futuro. Y tras muchas especulaciones, hoy supimos que Georges St-Pierre ha decidido retirarse por un tiempo para tomar un descanso, más mental que físico. “Estoy cansado y necesito un tiempo, si algún día decido volver será en mis términos”, expresó la leyenda. Y sabemos que si no está convencido al 100 por ciento que quiere seguir peleando, él no va a entrar al octágono porque para él sólo existe el mundo de la excelencia, el mundo de estar preparado completamente para enfrentar a rivales que siempre respetó y que sabía que hay que estar al máximo nivel posible para ser triunfador. Ese es el mundo del guerrero que nos ha dicho que va a descansar por un tiempo, aunque la posibilidad de volver siempre estará presente. "Si algún día decido regresar, ya veremos si debo tener un par de peleas y ganarme mi derecho al título o podré pelear directo. Hablaré con Dana (White) y Lorenzo (Fertitta) sobre eso si decido regresar", agregó. El legado que nos deja es el de la excelencia en las MMA, su trayectoria es una de lujo, representó de la mejor manera posible a Canadá y siempre se manejó como un ser humano humilde y respetuoso. Eso es lo que nos deja Georges St-Pierre. Ni más, ni menos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×