Equipos perdiendo identidad

Estamos en la recta final del campeonato del futbol mexicano y hay equipos que confirman la percepción, que dieron al inicio del torneo, para llevarse la corona de campeón.

Estamos en la recta final del campeonato del futbol mexicano y hay equipos que confirman la percepción, que dieron al inicio del torneo, para llevarse la corona de campeón. Otros más demuestran la percepción de que la inversión monetaria no es la solución a falta de un proyecto bien planeado y en consecuencia desarrollado. Por ello, para efectos de este artículo, analizaré la imagen que proyectan desde hace algunos años tanto América como Tigres, clubes con gran presupuesto, pero cuyos resultados han dejado mucho que desear. Directivos que quitan y ponen. Técnicos que van y vienen. Jugadores que triunfan en otros equipos y van a otros clubes y ni siquiera son la sombra de lo que hicieron antes. Este es el caso del América. Un club grande que torneo a torneo arma un equipo con algunos jugadores que han triunfado en otros lugares pero, por la pobreza de sus resultados, demuestran que no solamente es necesario enfocarse en la forma del equipo si no trabajar más en el fondo, en la identidad del club. Todo jugador debería conocer a profundidad la misión, visión, valores y filosofía del América y estar plenamente identificados con el club, sabiendo lo que es defender la camiseta del club. Todo jugador debería saber que jugar un clásico contra el Guadalajara es un partido para morirse en la cancha y dejar todo en ella porque es el partido más importante del semestre, en el que el orgullo de ganar al acérrimo rival es lo único. En el caso de Tigres, únicamente demuestra que no sirve de nada tener la mejor nómina en el futbol mexicano, o a los mejores entrenadores, si tus jugadores no están identificados con el club y comprometidos con el equipo. El jugador de Tigres debe saber y entender lo que el club es y representa y más cuando se juega el clásico contra Monterrey, donde la pasión, la garra, la entrega son vitales. Tigres da la impresión que torneo a torneo tropieza con la misma piedra. Y el hacer cambios en la forma del equipo, comprar jugadores, cambiar de entrenador, traer nuevos directivos, no ha sido ni será la solución. La respuesta está en su identidad. Impresionante darse cuenta que esta es la realidad de dos clubes muy poderosos económicamente, con aficionados leales y entregados cada fin de semana pero que carecen de fondo. Compararlos con Real Madrid o Barcelona no sería justo pero deberían de servirles de modelo y darse cuenta que gracias a la identidad que tienen, hoy en día están en donde están y son lo que son.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas