La triste imagen de la Federación Mexicana de Futbol

Fiestas, jugadores dopados, directores técnicos forzados para dirigir la Selección, Directores de Selecciones Nacionales que son o no son “títeres”, berrinches y escándalos de jugadores de Selección.

Fiestas, jugadores dopados, directores técnicos forzados para dirigir la Selección, Directores de Selecciones Nacionales que son o no son “títeres”, berrinches y escándalos de jugadores de Selección, entre otros problemas, han hecho que en tan sólo unos segundos, la imagen de la Selección Mexicana de Futbol pierda toda su credibilidad. ¿Es realmente un organismo competente para hacerse cargo de nuestro fútbol? ¿Justino, Decio y los dueños de los 18 equipos tendrán la suficiente capacidad de orquestar una federación cuyo deporte representa uno de las más grandes aficiones para el espectador? La Federación Mexicana de Futbol está enferma, mal desde su raíz. Nunca ha tenido una clara estructura y mucho menos identidad. Sus intereses económicos superan las ganas de trascender deportivamente a nivel mundial, y su pésimo manejo de problemas y crisis hace que nuestro futbol y el país queden mal parados. No es justo. Los sueños y esperanzas de miles de aficionados son destrozados por la avaricia y prepotencia de personas que no saben que lo esencial es el espectador, el que aporta de su dinero cada fin de semana, para ver una equipo nacional con una Federación fortalecida, que primeramente ponga orden en su estructura, elija personal debidamente capacitado para hacerse cargo, y busque a los mejores entrenadores y jugadores que, alejados de caprichos, defiendan honestamente a nuestro país. La Federación Mexicana de Futbol está inmersa en varias crisis y desde hace años viene arrastrando otras de las que, por no saber responder qué hacer, sigue dañando su reputación. Quedarse callado y no dar la cara, no es bueno para su imagen pública. Y dan pie a que se piensen muchísimas cosas, más negativas que positivas sobre ella. Esa actitud da la impresión de que, en el fondo, aceptan que son el origen de los problemas pero no les interesa resolverlos. ¡Qué ganas de burlarse de todos los aficionados! Muy triste y lamentable la realidad de la Federación Mexicana de Futbol pero peor darse cuenta que no tienen capacidad de reacción. *Eric Olavarrieta es experto en imagen y catedrático del Johan Cruyff Institute

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas