Competitividad o Mediocridad - Parte II

En la entrega pasada hablamos de la polémica existente en nuestro futbol sobre si el producto llamado Primera División ofrecía competitividad o mediocridad a partir de su sistema de competencia.

En la entrega pasada hablamos de la polémica existente en nuestro futbol sobre si el producto llamado Primera División ofrecía competitividad o mediocridad a partir de su sistema de competencia y comentábamos que esta definición dependerá de la óptica en que lo queramos apreciar.

Como una reflexión personal, desde que tengo uso de razón han existido medios de comunicación que casi por sistema, tienden a demeritar el nivel que nuestra Liga presenta. Todos hemos oído hablar del famoso “amor a la camiseta” que para muchos “expertos” hoy está en decadencia.

Si a esto le sumamos que hoy el futbol se ha convertido totalmente en una industria, entonces concluiríamos que según estas voces, actualmente los jugadores no sienten amor por su profesión sino meramente por el dinero al momento de saltar al terreno de juego.

Esto tiene que ver ya que la famosa “mediocridad” de la cual hablan muchos en el nivel de nuestra Liga estaría íntimamente relacionada con el cobijo financiero y económico que los futbolistas gozan en la actualidad.

Si esto lo analizamos con las Ligas top del mundo, parcialmente tendríamos razón sin embargo, a veces esa mitificación de lo extranjero nos puede limitar la visión para hacer un análisis más profundo.

Es cierto que algunas Ligas europeas gozan de una intensidad notable en muchos enfrentamientos pero seamos honestos, aquí y en todo el mundo hoy en día el futbol parece que está padeciendo de una desconexión con los aficionados pues en general, abundan los partidos desabridos en varios puntos del planeta.

En Inglaterra por ejemplo, que suele ser el ejemplo a seguir, muchos de los equipos llamados chicos en este momento sufren de serios problemas financieros derivado de un decremento en el valor de algunos patrocinios y también en entradas.

En España, quitando a tres o cuatro equipos, también existen clubes con serios problemas financieros que usualmente se han traducido en una notable baja en el número de fichajes, la cual se refleja en partidos bastante malitos los cuales a veces “SKY” nos los vende como obras de arte importadas.

¿Entonces, la mediocridad es sólo de la Liga nacional? Es muy discutible ¿Se juega mal futbol en México? Tendríamos que definir que es jugar mal y contra que nos comparamos.

Lo único cierto es que si se ha perdido la experiencia de marca de ir al estadio pues más allá del nivel futbolístico que nuestra Liga arroje, podemos decir que históricamente al menos en nuestro país, la gente solía ir al estadio por el entorno (ambiente, color, folklore, comida y hasta ingenio nacional), los cuales de a poco sin darnos cuenta los hemos ido matando.

Reglas de seguridad en ocasiones absurdas para ingresar a las tribunas combinadas con la irracionalidad de algunos seguidores han hecho que lo emocionante de ir al estadio, paulatinamente se vaya apagando.

Y si a esto le agregamos que sistemáticamente hay gente que le encanta demeritar lo que se tiene, entonces nos encontramos con comunicadores que casi siempre demeritan todo lo que huela a futbol nacional aunque paradójicamente viven a costa de él.

Al final, todos estos factores se han combinado para que en estos momentos el producto llamado Primera División esté pasando por una situación complicada en aras de satisfacer las demandas de sus consumidores.

Patrocinadores, clubes y televisoras requerimos juntarnos para que más allá de que se compartan o no visiones sobre lo que es el buen futbol o no, mejoremos la experiencia de lo que los aficionados buscan al asistir a una cancha de futbol.

Twitter:@ DreaMatch

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas