Deporte, un negocio subexplotado

El deporte es un fenómeno de proporciones incalculables, que rebasa fronteras y no entiende de culturas, razas, idiomas o religión. El deporte tiene el mismo lenguaje en cualquier lugar donde se...
 El deporte es un fenómeno de proporciones incalculables, que rebasa fronteras y no entiende de culturas, razas, idiomas o religión. El deporte tiene el mismo lenguaje en cualquier lugar donde se practica.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Aunque pueda sonar ilógico, el deporte y los negocios que giran a su alrededor, están subexplotados

El deporte es un fenómeno de proporciones incalculables, que rebasa fronteras y no entiende de culturas, razas, idiomas o religión. El deporte tiene el mismo lenguaje en cualquier lugar donde se practica. Posiblemente ningún fenómeno en el mundo sea tan global como el deporte por estas características. Es por esto, que cualquier club, producto o servicio relacionado con el deporte tiene posibilidades de globalizarse y alcanzar un potencial enorme en términos de negocio. Hoy esto es evidente con el gran interés que despiertan equipos norteamericanos y europeos, no solamente de futbol, sino de otros deportes como futbol americano, basquetbol o incluso béisbol en los países asiáticos. El deporte involucra sentimientos, pasión, identidad. No cualquier cosa logra reunir o evocar con la intensidad y particularidad con la que el deporte lo hace. Los aficionados se conectan de manera especial con sus equipos favoritos y en ocasiones son capaces de hacer cosas inimaginables para apoyar y demostrar su fidelidad hacia ciertos colores. ¿Por qué no aprovechar esto y ver a los aficionados como  clientes y no como simples seguidores?  ¿Cuántos directores de ventas y de marketing desearían que sus marcas estuvieran cargadas de tantos valores y vínculos emocionales, como tienen los equipos con sus aficionados? Millones de personas consumen deporte de distintas maneras, ya sea practicándolo o a través de la televisión, la radio, publicaciones escritas, internet, comprando artículos de su equipo favorito, o asistiendo a espectáculos deportivos. Todas ellas representan áreas de oportunidad para emprender negocios. El deporte es en definitiva una industria no explotada. De acuerdo a datos revelados en Soccerex 2009, la convención de fútbol más grande e importante del mundo que organiza FIFA cada año, apenas entre el 10 y el 12% de negocios del futbol, está cubierto. Industrias y empresas de otros giros, que originalmente no eran deportivas, han encontrado un medio ideal para diversificarse y generar beneficios económicos, por ejemplo: bebidas, ropa, zapatos o instituciones bancarias, entre otras, que han creado productos enfocados al deporte. Grandes marcas buscan asociarse al deporte de diversas maneras, ya que éste representa sin duda el mejor vehículo de promoción, por la conexión que es capaz de generar con la gente y por la tremenda exposición y cobertura que recibe por parte de los medios de comunicación. Actualmente se llevan a cabo decenas de congresos, foros y eventos relacionados con los negocios y los deportes alrededor del mundo, en donde participan diversos actores de la industria en busca de las prácticas más innovadoras y de oportunidades; relaciones y alianzas que les permitan ampliar sus horizontes. Gobiernos, federaciones, comités, clubes, patrocinadores, medios de comunicación, agencias de publicidad, marketing y eventos, así como proveedores de productos y servicios relacionados con la industria, son los principales asistentes a estos eventos. Por lo anterior, el deporte resulta una industria atractiva para explorar en términos de negocio. Existen infinidad de posibilidades. Los negocios deportivos no son solamente para los grandes clubes, equipos o consorcios. Todo lo que gira alrededor del deporte amateur o profesional es sujeto a ser explotado como negocio: uniformes, ropa, zapatos, equipamiento, instalaciones, medios de comunicación, alimentos, bebidas, complementos alimenticios, restaurantes, bares, libros, bebidas, academias, memorabilia, souvenirs, organización de eventos, venta de patrocinios, promoción y representación de deportistas, tecnología, congresos, cursos, etc. El deporte no es únicamente para los que tienen millones para invertir. Es posible hacer negocios deportivos con cantidades razonables de dinero debido a la diversidad de rubros que existen para explotar. El deporte es, sin duda, el negocio más global del mundo por naturaleza y definición. El gran atractivo de un negocio deportivo es su capacidad de globalización y la posibilidad de replicarse, dos cuestiones elementales a la hora de analizar las posibilidades de crecimiento de un proyecto. ¿Quién se ha beneficiado hasta ahora del gran negocio del deporte? Federaciones, confederaciones, ligas, clubes, patrocinadores y medios de comunicación principalmente. Muy pocos jugadores para un negocio tan grande, y que sin duda, esta subexplotado. En México es una industria en pañales que ofrece un área de oportunidad inmensa: ¿Por qué no explorarla?  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×