Directores Técnicos Preparados

El tema del que más se habla en las últimas semanas, además de la fiesta de los seleccionados y todo lo que ha provocado, es el nombramiento del nuevo Director Técnico de la Selección Nacional.
El tema del que más se habla en las últimas semanas, además de la fiesta de los seleccionados y todo lo que ha provocado, es el nombramiento del nuevo Director Técnico de la Selección Nacional.
 El tema del que más se habla en las últimas semanas, además de la fiesta de los seleccionados y todo lo que ha provocado, es el nombramiento del nuevo Director Técnico de la Selección Nacional.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Para Menotti: “el que sólo sabe de futbol, ni de futbol sabe”

El tema del que más se habla en las últimas semanas, además de la fiesta de los seleccionados y todo lo que ha provocado, es el nombramiento del nuevo Director Técnico de la Selección Nacional. Está claro que en el medio nacional no existen muchas opciones que ofrezcan todo lo que se busca en un técnico nacional: experiencia, buena imagen y que haya conseguido logros importantes durante su carrera. Contratar a otro técnico extranjero no es lo que se busca. Por eliminación, sólo quedan las opciones ya conocidas por todos: José Manuel de la Torre y Víctor Manuel Vucetich. Analizando la baraja de técnicos mexicanos, es poco alentador observar que existe un círculo de estrategas que va deambulando por distintos equipos. Son cesados de una escuadra, y tendrán que esperar más o menos tiempo para que otro equipo los busque. Pero al final aparecen de nuevo. En México hay técnicos que han dirigido hasta 9 equipos y otros que han dirigido en 4 etapas distintas al mismo club. En el futbol mexicano existe una creencia equivocada de que es necesario haber sido jugador profesional para poder dirigir. Nada más alejado de la realidad. Está claro que haber jugado en ese nivel proporciona cierto conocimiento y experiencia que pueden ser muy útiles a la hora de dirigir, pero no lo son todo. No quiere decir que por haber jugado se sabe todo y que está asegurado el éxito, ni que el no haberlo hecho o no haber destacado como jugador, le quite a alguien la posibilidad de poder desarrollar una carrera exitosa como entrenador. Para muestra, basta un botón: 4 de los 5 técnicos más cotizados del fútbol mundial, no jugaron o no destacaron como futbolistas. Sir Alex Ferguson, técnico del Manchester United, nó paso de ser un jugador mediano de clubes escoceses, mismo caso que Arsene Wenger, estratega del Arsenal, en Francia. José Mourinho no jugó al futbol. Inició su carrera como técnico al lado de Bobby Robson fungiendo como traductor. Rafa Benítez, entrenador del Inter de Milán, fue jugador pero nunca llegó a la primera división. El único de la lista que destacó brillantemente como jugador es Pep Guardiola, referente de uno de los mejores equipos de la historia, el “Dream Team” del FC Barcelona, dirigido por Johan Cruyff. ¿Por qué estos técnicos han tenido éxito sin haber jugado a un gran nivel o incluso no haber jugado? Sencillo, además de talento, visión y liderazgo; son personas que se han preparado no solamente en materia futbolística, sino en otros temas que los han ayudado a convertirse en personas formadas integralmente, que abrieron su panorama y entendieron que es fundamental aprender y saber de todo, además de que son capaces de entender que la vida va más allá de un balón. Ya lo dijo Menotti: “el que sólo sabe de futbol, ni de futbol sabe”. Mourinho es licenciado en Educación Física y domina los idiomas inglés, francés, español, portugués e italiano. Wenger es economista y habla alemán, francés, inglés, italiano, español y japonés. ¿Cuántos técnicos en México tienen una licenciatura, se han preparado en otros temas o dominan algún otro idioma? La calidad de los técnicos es directamente proporcional a la calidad de los jugadores. Si tenemos mejores entrenadores en todos los niveles, tendremos mejores jugadores y consecuentemente un mejor futbol. Quizás de ahí deberíamos partir, de tener entrenadores realmente preparados, a través de programas que estén a la altura de lo que exige el futbol hoy en día, ¿De dónde debe emanar esto? De la Federación Mexicana de Futbol y de su Sistema Nacional de Capacitación, que desafortunadamente no le ha dado la importancia que requiere a la preparación de los directores técnicos. En Holanda, por ejemplo, después de un curso de 4 años para obtener el título de Director Técnico, la Federación obliga a todos los entrenadores, desde infantiles hasta profesionales, a cumplir con ciertas horas de capacitación cada año,  para mantener su licencia de entrenador y poder dirigir, no hay más. En México hay técnicos que dirigen a nivel profesional que no tienen ni siquiera título. Está claro que en México existe una amplia demanda de técnicos y muy poca oferta. ¿Porqué no dar oportunidad a nuevas generaciones de técnicos? ¿Por qué no confiar en gente preparada y con nuevas ideas que no necesariamente haya jugado al futbol? Quizás sería positivo darle oportunidad a gente con otra visión, otra mentalidad, que maneje nuevos conceptos y otras corrientes del juego diferentes al “Lapuentismo” y al“Lavolpismo”, y sobre todo, sin vicios de los que deja el fútbol profesional. Sólo así podremos salir del círculo de técnicos que ya poco o nada nuevo pueden aportar. Si quieres conocer más acerca de los programas que ofrece Johan Cruyff Institute for Sport Studies relacionados con deporte y negocios, visita www.cruyffinstitute.org

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×