La FIFA no está segura de haber tomado una medida acertada

La decisión de la FIFA de combinar los derechos de las Copas Mundiales del 2018 y 2022 en un solo proceso fue en gran medida una iniciativa comercial de la que ahora tiene dudas.
 La decisión de la FIFA de combinar los derechos de las Copas Mundiales del 2018 y 2022 en un solo proceso fue en gran medida una iniciativa comercial de la que ahora tiene dudas.
Ginebra, Suiza -
  • La medida se proponía dar a la FIFA claridad y estabilidad en las negociaciones

La decisión de la FIFA de combinar los derechos de las Copas Mundiales del 2018 y 2022 en un solo proceso fue en gran medida una iniciativa comercial de la que ahora tiene dudas.

El Comité Ejecutivo de 24 hombres —ahora reducido a 22 después que Amos Adamu y Reynald Temarii fueron suspendidos tras una investigación por corrupción— tomó la decisión a fines del 2008 en el peor momento de la crisis financiera mundial.

La medida se proponía dar a la FIFA claridad y estabilidad en las negociaciones con los medios de comunicación y los patrocinadores. En cambio, afloraron detalles de arreglos de votos pese a reglas especialmente diseñadas para impedir el comportamiento falto de ética.

Aunque las recientes denuncias de soborno y connivencia probablemente tendrán pocas consecuencias sobre las ganancias de la FIFA, incidirán sobre la reputación de la organización rectora del futbol en el mundo.

"Ahora no estoy convencido de que ésta haya sido la decisión correcta"

"Ahora no estoy convencido de que ésta haya sido la decisión correcta", admitió el Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, después de una reunión del 29 de octubre del organismo ejecutivo.

Blatter agregó que, como titular del panel, tenía parte de la responsabilidad por escoger una estrategia que más adelante amenazó empañar la votación secreta que tendrá lugar el jueves.

El Secretario General de la FIFA, Jerome Valcke, admitió que también había apoyado combinar los derechos de las dos Copas. "Yo promoví esta idea", dijo Valcke en una entrevista reciente. "Es cierto cuando la gente dice que fue una cuestión comercial afirmar que debíamos tener las dos juntas".

La FIFA desafió a los escépticos a organizar un Torneo comercialmente exitoso en Sudáfrica, que le valió a la organización por lo menos el 95 por ciento de sus ingresos en el ciclo mundialista 2007-10. La cifra definitiva se acercará a 3.500 millones de dólares, no gravada en Sudáfrica ni en Suiza.

La FIFA ha presupuestado una ganancia de 3.800 millones de dólares —2.200 por derechos de transmisión, 1.600 por patrocinadores y licencias— antes de que se dispute la Copa Mundial de Brasil en el 2014.

Valcke citó el "notable" apoyo de seis grandes patrocinadores para pronosticar ingresos aún mayores de las Copas por otorgar.

Cinco patrocinadores —Adidas, Aerolíneas de los Emiratos, Hyundai-Kia, Sony y Visa— iniciaron negociaciones después que concluyó el Mundial de Sudáfrica. El miércoles, la FIFA anunció que Hyundai firmó hasta 2022.

El sexto patrocinador principal, Coca-Cola, probablemente será recompensado por haber firmado hasta el 2022 hace cinco años por una cifra no especificada pero debajo de la tasa del mercado en momentos de la recesión..

La FIFA, con sede en Zurich, se beneficia por ser una asociación sin fines de lucro, que también le permite hacer tratos sin tener que responder ante accionistas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×