Aficionados sin butacas en el Súper Bowl se sintieron engañados

En su ambición de imponer una marca de asistencia a un Súper Bowl, tanto la NFL como Jerry Jones, el dueño de los Vaqueros de Dallas, olvidaron un detalle muy importante: asegurarse que todas las...
En su ambición de imponer una marca de asistencia a un Súper Bowl, tanto la NFL como Jerry Jones, el dueño de los Vaqueros de Dallas, olvidaron un detalle muy importante: asegurarse que todas las butacas temporales estuvieran listas.
 En su ambición de imponer una marca de asistencia a un Súper Bowl, tanto la NFL como Jerry Jones, el dueño de los Vaqueros de Dallas, olvidaron un detalle muy importante: asegurarse que todas las butacas temporales estuvieran listas.
Arlington, Texas, EUA -
  • La Liga indicó que pagaría el triple del valor de los asientos

En su ambición de imponer una marca de asistencia a un Súper Bowl, tanto la NFL como Jerry Jones, el dueño de los Vaqueros de Dallas, olvidaron un detalle muy importante: asegurarse que todas las butacas temporales al interior del enorme Estadio de los Vaqueros fueran inspeccionadas y estuvieran listas para los aficionados.

Tras una semana afectada por el clima adverso el partido de campeonato de la NFL tuvo un giro vergonzoso este domingo cuando la Liga tuvo que encontrar butacas de reemplazo para 850 aficionados.

Además, la NFL tuvo que hallar espacio para otras 400 personas dentro del enorme estadio de 1.200 millones de dólares construido por Jones y no pudieron hallar ninguno con vista al campo.

"Esto es absolutamente ridículo. Sería fraude en cualquier otra parte del mundo si vendes boletos para un evento a sabiendas que no tienes esas localidades. Esto simplemente está mal", dijo Glen Long, un aficionado de los Acereros y que compra boletos para toda la Temporada y que viajó desde Baltimore para ver el partido.

En realidad, las butacas fueron instaladas en seis secciones temporales, pero fueron erigidas con tanta demora que el Jefe de Bomberos no tuvo tiempo de inspeccionarlas, de acuerdo con un Policía cerca del área afectada. El oficial no dio a conocer su nombre y se limitó a explicar la situación a varios aficionados.

El Policía dijo que las tormentas invernales que azotaron a la ciudad de Dallas en la semana habían retrasado la instalación de las butacas temporales.

Eso no les importó a los aficionados, quienes sintieron que fueron engañados por la Liga y por Jones, el dueño de los Vaqueros de Dallas quien esperaba que unas 105 mil personas observaran el partido al interior y al exterior del estadio.

Para fortalecer la asistencia, hubo boletos de 200 dólares que no ofrecían nada más que la oportunidad de ver el partido en pantallas de video instaladas en las plazas al exterior del estadio.

Ni siquiera un fuerte reembolso ofrecido por la NFL pudo satisfacer a los 400 aficionados que se quedaron sin butacas. La Liga indicó que pagaría el triple del valor de los asientos: 2.400 dólares, por cada boleto de 800 dólares.

"No queremos eso. Queremos estar en el partido, sólo queremos ver el partido", dijo Odett Karam, una aficionada de los Packers de Green Bay que viajó desde California.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×