Tom Hicks, ex dueño del Liverpool, no podrá demandar en EU

Uno de los ex propietarios del Liverpool, el estadounidense Tom Hicks, perdió hoy el derecho a poder emprender acciones legales en su país contra el proceso por el que fue presionado para vender...
Uno de los ex propietarios del Liverpool, el estadounidense Tom Hicks, perdió hoy el derecho a poder emprender acciones legales en su país contra el proceso por el que fue presionado para vender el club inglés al consorcio New England Sports Ventures
 Uno de los ex propietarios del Liverpool, el estadounidense Tom Hicks, perdió hoy el derecho a poder emprender acciones legales en su país contra el proceso por el que fue presionado para vender el club inglés al consorcio New England Sports Ventures
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • El club inglés dio a conocer la información a través de su página web

Uno de los ex propietarios del Liverpool, el estadounidense Tom Hicks, perdió hoy el derecho a poder emprender acciones legales en su país contra el proceso por el que fue presionado para vender el club inglés al consorcio New England Sports Ventures (NESV) por 357 millones de euros en octubre pasado. "Estamos satisfechos con que el juez Floyd haya concedido lo que solicitaban el ex Presidente (del club), Martin Broughton, el RBS y NESV -nueva firma propietaria del Liverpool- y de que la orden prohíba a los anteriores dueños iniciar acciones legales contra todas estas partes", indicó el Liverpool hoy en un comunicado difundido a través de su página web. Hicks, que compartía la propiedad del club de la Premier League junto con George Gillet, fue impedido para demandar el caso en Estados Unidos por decisión del Tribunal Británico cuyo dictamen hizo posible la venta del Liverpool, y solo podrá iniciar ese proceso en el Reino Unido. Por decisión de la justicia británica, los anteriores copropietarios del Liverpool tuvieron que retirar la orden de restricción que bloqueaba la venta del club y dar por perdida su batalla por impedir esa operación. Cuando el 15 de octubre se completó la venta del club, éstos aseguraron que tomarían acciones legales para reclamar los daños que valoraban en mil millones de libras, ya que en su opinión el precio de la entidad era mucho mayor que el que finalmente se pagó por ella. Hicks y Gillett reclamaban unos 620 millones de libras (736 millones de euros) por los daños causados por el Royal Bank of Scotland (RBS), entidad con la que debían saldar su deuda, y el equipo Directivo del club.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×