El descenso del Rayo pesa más de 20 mdd

Necaxa no sólo perdió presencia en el Máximo Circuito. Al momento en que los Rayos no pudieron vencer al Atlante y regresar a la Liga de Ascenso, la Directiva rojiblanca abrió la cartera para...
Necaxa no sólo perdió presencia en el Máximo Circuito. Al momento en que los Rayos no pudieron vencer al Atlante y regresar a la Liga de Ascenso, la Directiva rojiblanca abrió la cartera para derrochar una gran suma de dinero.
 Necaxa no sólo perdió presencia en el Máximo Circuito. Al momento en que los Rayos no pudieron vencer al Atlante y regresar a la Liga de Ascenso, la Directiva rojiblanca abrió la cartera para derrochar una gran suma de dinero.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El valor económico de un equipo que desciende se reduce hasta un 10 por ciento
  • Experto en mercadotecnia deportiva advirtió que además de la derrame económica, también pueden perder aficionados
  • La marca se podría devaluar casi es un 60 por ciento

Necaxa no sólo perdió presencia en el Máximo Circuito. Al momento en que los Rayos no pudieron vencer al Atlante y regresaron a la Liga de Ascenso, la Directiva rojiblanca abrió la cartera para derrochar una gran suma de dinero.

Perder una franquicia de Primera División no es una situación que sólo conlleva dolor, tristeza y pena, sino también una gran salida de dinero que es  poco probable se pueda recuperar en varios años en la Liga de Ascenso.

Según uno de los dueños del futbol mexicano, el costo de un equipo de Primera División oscila en 20 millones de dólares, cantidad que los directivos del Necaxa verán a la baja al llegar a la División de Plata, pues el valor del equipo se reduce un 10 por ciento, para terminar costando unos 2 millones de dólares en promedio.

"Fue una pérdida económica terrible, y es una imagen terrible, sobre todo cuando representas o son embajadores de un estado como Aguascalientes"

“Fue una pérdida económica terrible, y es una imagen terrible, sobre todo cuando representas o son embajadores de un estado como Aguascalientes, todo es un desastre, en lo económico, en lo deportivo, en la imagen”, señaló un afiliado de FMF, quien optó por guardar el anonimato debido al desglose de las cifras.

El directivo hizo énfasis en que la taquilla terminará siendo uno de los golpes más importantes pues "el ingreso en partidos normales era de un millón o millón y medio (de pesos), pero cuando jugaban América, Chivas, Cruz Azul, el ingreso era de 6, 7 millones de pesos, estamos hablando que una taquilla que generaba aproximadamente 60 millones de pesos al año, ahora van a tener una taquilla de 2 ó 3 millones de pesos (al año), es decir, van a ser más los gastos que el ingreso”.

El motivo de la reducción en taquillas se deberá a que el precio de los boletos tendrá que rondar los 50 pesos, cuando antes se tenían costos por arriba de los 100 ó 200 pesos. Esto agregado a que el Estadio Victoria ya no tendrá las mismas entradas que en Primera División, pues a un juego de Liga de Ascenso “no va ni la cuarta parte de lo que iban en Primera División”.

El directivo mexicano agregó que otro de los puntos que se verá afectado en mayor medida será el ingreso de la publicidad y anuncios estáticos en el estadio, así como los derechos de transmisión.

“El ingreso de la publicidad, empezando por la televisión, de un torneo de cuatro, cinco millones de dólares se va a 700 mil pesos, y así sucesivamente en los patrocinios”.

“¿Qué representa un equipo de Primera División? Tener ingresos de publicidad de 12, 14 millones de dólares al año, y ahora no llegarán a tener ni el 10 por ciento”.

Aunque en menor medida, los contratos de los jugadores también se vuelven un problema que se tiene que afrontar, ya que además de perder lo que se invirtió en el Torneo Apertura  2010 y Clausura 2011 para salvarse del descenso, futbolistas y directivos tendrán que llegar a un arreglo para que se liberen los jugadores o se queden, dependiendo el caso.

“Si hay contrato se tiene que pagar, o llegar a un arreglo, o regalarles las cartas, hay jugadores que no van a querer jugar en Primera División ‘A’. Se llega a un arreglo con ellos y si la Directiva quiere que se queden a jugar a fuerza en Primera División ‘A’, el jugador tiene el derecho de exigir que le paguen lo que estaba en su contrato en Primera División, pero ya es la política de cada directivo, se sientan a negociar, a algunos se les da la carta a algunos se les presta, los que hayan tenido buena actuación en la Temporada”.

Por otro lado, Emilio Herrera, experto en Marketing Deportivo y Comunicación, explicó que además de las pérdidas económicas, lo que Necaxa también puede perder son aficionados.

“Se tiene que sumar el valor de sus intangibles, que es esta pasión de la gente por un club. La misma gente que se puede volver a decepcionar por este descenso y se puede perder aficionados que pueden llegar a otro equipo, no sólo se pierde el valor económico ante el descenso de una franquicia”.

Asimismo, el Director General de Invicto,  explicó que la marca también se podría devaluar “casi en un 50 ó 60 por ciento, por el simple hecho del descenso”, aunque aclaró que la posible devaluación podría detenerse dependiendo del “manejo de la gente del Necaxa”.

De esta forma, Necaxa vivió su segundo golpe económico en menos de tres años, ya que en el  Clausura 2009 la Directiva de los Rayos también perdió una alta suma de dinero generada de su primer descenso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×