El Getafe demanda al Zaragoza por impago plazo en el traspaso de Uche

La demanda presentada por el Getafe C.F. S.A.D. contra el Real Zaragoza, solicitando concurso necesario de acreedores por el pago de la deuda que el club aragonés mantiene con el madrileño, ha...
La demanda presentada por el Getafe C.F. S.A.D. contra el Real Zaragoza, solicitando concurso necesario de acreedores por el pago de la deuda que el club aragonés mantiene con el madrileño, ha entrado esta mañana en el Juzgado Mercantil número 2.
 La demanda presentada por el Getafe C.F. S.A.D. contra el Real Zaragoza, solicitando concurso necesario de acreedores por el pago de la deuda que el club aragonés mantiene con el madrileño, ha entrado esta mañana en el Juzgado Mercantil número 2.
Zaragoza, España (Reuters) -
  • La deuda del conjunto de Aragón con el cuadro 'azulón' asciende a 950 mil euros.
  • Hasta el momento, el cuadro de Javier Aguirre no podría sufrir un descenso administrativo

La demanda presentada por el Getafe C.F. S.A.D. contra el Real Zaragoza, solicitando concurso necesario de acreedores por el pago de la deuda que el club aragonés mantiene con el madrileño, ha entrado esta mañana en el Juzgado Mercantil número 2 de Zaragoza, cuya titular es Carmen Villellas Sancho.

La demanda del club madrileño entró en el Decanato el pasado 18 de abril y tras la Semana Santa, que es inhábil a efectos judiciales, ha recaído en el citado Juzgado Mercantil de la capital aragonesa.

En primer lugar el juzgado dará traslado de la demanda al Real Zaragoza para que informe lo que crea conveniente, tanto si se opone como si está conforme con dicha solicitud.

Una vez realizado este trámite el juez tiene que valorar las opiniones de ambas partes y ver la documentación que presentan, hacer una vista entre ellos y tomar una decisión al respecto.

La deuda por la que el Getafe ha presentado la demanda es de 950 mil euros, que corresponden con el último plazo del fichaje de Ikechukwu Uche por el conjunto maño.

El concurso de acreedores se produce cuando no se puede hacer frente a las deudas, y cuando se adopta esta medida es para intentar proteger el patrimonio de la empresa que se encuentra en problemas e intentar devolver a los acreedores la mayor cantidad de dinero posible.

De admitir la demanda de concurso obligatorio de acreedores, el juez bloquea las cuentas de la sociedad como primera medida y nombra a tres administradores que sustituyen a los gestores habituales de la sociedad en problemas. Estos interventores judiciales estudian la situación del club y deciden si es factible la supervivencia del mismo, siendo una opción negociar con los acreedores una posible "quita" sobre la deuda, en un proceso en el que todos estarían en igualdad de condiciones a la hora de cobrar. Durante el tiempo en que el club esté intervenido no se pueden efectuar embargos ni ejecuciones hipotecarias, ni tampoco presentar denuncias por impago, por lo que se evita el fantasma del descenso administrativo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×