Dodgers serán subastados por corte de bancarrotas

Quizás el letrero más nuevo que se colocará en el Dodger Stadium tendrá el siguiente texto: "se vende". El equipo, el parque, los terrenos y los derechos de televisión están en oferta. El precio...
 Quizás el letrero más nuevo que se colocará en el Dodger Stadium tendrá el siguiente texto: "se vende". El equipo, el parque, los terrenos y los derechos de televisión están en oferta. El precio mínimo sería de 1.000 millones de dólares.
Los Ángeles, California -
  • El precio podría romper el récord de una franquicia del béisbol
  • El acuerdo también incluye la venta de los derechos del equipo en los medios de comunicación

Quizás el letrero más nuevo que se colocará en el Dodger Stadium tendrá el siguiente texto: "se vende". El equipo, el parque, los terrenos y los derechos de televisión están en oferta. El precio mínimo sería de mil millones de dólares. El proceso de búsqueda de un nuevo propietario de los Dodgers de Los Angeles comenzó el miércoles por la mañana, cuando su dueño actual Frank McCourt y las Grandes Ligas emitieron un comunicado conjunto, en el que señalaron que el propietario había accedido a que una corte supervisara la subasta de la franquicia, otrora glamorosa y ahora quebrada. En el largo plazo, el acuerdo permitiría que los Dodgers sigan adelante y traten de volver a la elite del béisbol. Pero los seguidores del club probablemente pasarán otra temporada en la incertidumbre, mientras se resuelve la venta. Aunque ambas partes esperan un acuerdo rápido, que le proporcione a McCourt el dinero suficiente para pagar en abril su acuerdo de divorcio, las ventas en las Grandes Ligas suelen demorar entre seis meses y año y medio. Una vez que se identifique a los postores, la corte podría realizar una subasta. El precio podría romper el récord de una franquicia del béisbol, impuesto en el 2009, cuando la familia Ricketts desembolsó 845 millones de dólares por los Cachorros de Chicago. La empresa encargada de buscar inversionistas será Blackstone Group, el banco de inversiones que presta servicio a McCourt. El copropietario de los Mavericks de Dallas del basquetbol, Mark Cuban, y uno de los dueños de los Penguins de Pittsburgh en el hockey, Ron Burkle, figuran entre los probables interesados. Algunos inversionistas asiáticos podrían presentar también ofertas. El ex Agente Dennis Gilbert, amigo del Presidente de la Junta de los Medias Blancas de Chicago, Jerry Reinsdorf, espera integrar un grupo de inversores. Los ex jugadores de los Dodgers, Steve Garvey y Orel Hershiser, han dicho que estarían interesados, lo mismo que el ex gerente general Fred Claire. En siete años con McCourt, los Dodgers se clasificaron cuatro veces a la postemporada, pero luego sus problemas legales se multiplicaron y debió pedir protección por bancarrota. El acuerdo también incluye la venta de los derechos del equipo en los medios de comunicación para "maximizar el valor de los Dodgers y su dueño, Frank McCourt". Con el acuerdo culmina un año caótico para los Dodgers. En abril, las Grandes Ligas dieron el paso extraordinario de asumir el control de un equipo que se vio paralizado por el divorcio de McCourt de su esposa, Jamie, quien fungía como Directora Ejecutiva del club hasta que él la despidió en 2009. Los Dodgers se acogieron en junio a la protección de un Tribunal de Bancarrota según establece el capítulo 11 de la Ley de Quiebras, después de que McCourt aseguró que el rechazo del Comisionado Bud Selig para un acuerdo sobre los derechos de televisación le dejaban sin los recursos para cumplir con los gastos de nómina del equipo. McCourt y Selig tenían una cita para dar testimonio en un juicio de esta semana, pero el tribunal aplazó el proceso para permitir que siguieran las conversaciones. Se hizo evidente que McCourt finalmente entendió que la venta del equipo, algo que prometió nunca haría, era lo mejor para sus intereses y los fanáticos.

"Llega un punto en que uno dice: 'es la hora'"

"Llega un punto en que uno dice: 'es la hora''', dijo una fuente involucrada con el proceso y que pidió no ser identificada debido a que los detalles de la negociación no se habían divulgado. "Finalmente entendió eso". El nuevo propietario sería el tercero desde que Peter O'Malley vendió el equipo a News Corp. en 1998. Los Dodgers habían permanecido en la familia O'Malley desde que Walter trasladó el equipo de Brooklyn a Los Angeles en 1958. Los problemas de la franquicia empeoraron con el prolongado divorcio entre Frank y Jamie y la disputa de ambos por la propiedad del equipo. El proceso ventiló un decadente gasto en mansiones y casas de descanso, y el uso del equipo como si fuera su tarjeta de crédito personal. Los McCourt tomaron más de 100 millones de dólares en préstamos relacionados con los Dodgers para uso propio, de acuerdo con documentos del divorcio. En documentos entregados al tribunal de quiebras, los abogados de las mayores dijeron que McCourt "saqueó" más de 180 millones de dólares en ganancias del equipo para uso personal y otros negocios que no estaban relacionados con el equipo. Mientras la pareja peleaba por la propiedad del grupo, el primer partido de la pasada temporada de los Dodgers contra los Gigantes de San Francisco generó más mala publicidad. Bryan Stow, un aficionado de los Gigantes, estuvo al borde de la muerte por una paliza recibida en el estacionamiento de los Dodgers. La familia Stow demandó al equipo y su Abogado ha dicho que la indemnización podría ascender a 50 millones de dólares. Tras el ataque, la atención se enfocó en la disminución de la seguridad en el Dodger Stadium y los aficionados se indignaron con McCourt. Los abogados del equipo dijeron que el comisionado Selig deliberadamente dejó a la franquicia sin dinero y destruyó su reputación en un intento por tomar el control y forzar su venta. La concurrencia a los juegos la pasada Temporada declinó un 21 por ciento con respecto a la previa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×