Cambiaron boletos por alcohol

La irreverencia de un grupo de seguidores de Chivas quedó demostrada cuando aceptaron que viajaron desde Guadalajara para ver el partido frente a Cruz Azul pero terminaron vendiendo sus boletos...
Los de las Chivas que no entraron por comprar alcohol.
 Los de las Chivas que no entraron por comprar alcohol.  (Foto: Edgar Malagón)
Estadio Azul -
  • Viajaron desde Guadalajara para terminar vendiendo sus boletos

La irreverencia de un grupo de seguidores de Chivas quedó demostrada cuando aceptaron que viajaron desde Guadalajara para ver el partido frente a Cruz Azul pero terminaron vendiendo sus boletos para irse a "pistear".

El grupo de jóvenes contó que no tenían dinero para tomar un camión para llegar al Distrito Federal así que desde Tonalá, Jalisco, su lugar de origen, comenzaron a pedir aventón y fueron los traileros quienes finalmente accedieron a transportarlos hasta la ciudad.

Aunque no quisieron revelar sus apellidos dijeron que se llamaban Marco, Diego, César, Iván, Agus y El “Gordo”. Todos pertencientes a la barra “La Irreverente” que apoya al Rebaño “incondicionalmente”.

Compraron las entradas en 200 y 220 pesos y las revendieron en 400 y 450 pesos con tal de tener dinero para ingerir alcohol. Comenzaron su viaje el jueves y llegaron el viernes a la medianoche. Su trayecto inició desde Guadalajara donde tomaron un camión que los llevó a la caseta fuera de la ciudad tapatía y de ahí se subieron a un camión que loslllevó a Querétaro y de la ciudad queretana llegaron a la Ciudad de México. Incluso en su trayecto, señalaron, que una señora en Querétaro los recibió en su casa y les dio de comer frijoles. Todo para que cuando llegaran al DF cayeran en la tentación de la reventa y se deshicieran de los accesos. No les queda mucho dinero pero uno de ellos saca de su bolsillo un puñado de monedas, dos de diez pesos, múltiples de cinco, de dos pesos y de un peso que además de lo conseguido por el boleto, debe alcanzar para comer, tomar alcohol y pasar la noche pues mañana se regresan en espera de llegar a la medianoche a sus casas. -¿No les gustaría entrar a ver el partido?- “Entran todos o no entra nadie”, sentenciaron al unísono.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×