Tom Flores, el hijo de inmigrantes mexicanos e ídolo de los Raiders

De raíces mexicanas, Tom Flores cambio la historia de los Raiders y puso el nombre de la comunidad hispana en lo alto.
Tom fue sucesor del legendario John Madden y ganó dos Lombardi's con los Malosos
 Tom fue sucesor del legendario John Madden y ganó dos Lombardi's con los Malosos  (Foto: Getty Images)
  • Tom Flores es el único hispano que ha ganado un Super Bowl como head coach
Ciudad de México -

Los Oakland Raiders deben su pasado ganador a John Madden, el coach que da nombre al famoso videojuego, pero sobre todo a otro personaje histórico que llevó a los Malosos a dos títulos de Super Bowl, su nombre es Tom Flores.

Hijo de inmigrantes mexicanos de Chihuahua que se ganaban la vida en el campo, Flores creció en Fresno, California, para convertirse en jugador profesional de futbol americano. Sin embargo, su carrera no fue nada fácil en un principio.

Rondó entre la Liga Canadiense de Futbol Americano, la Conferencia de Futbol del Pacífico y la NFL, pero nunca se pudo consolidar. Hasta que en 1960 los Oakland Raiders, en este entonces en la AFL (American Football League), le dieron la oportunidad de ser su quarterback titular.

Su paso por los Raiders duró seis temporadas. En 1967 se despidió de Oakland para aterrizar en Buffalo, pero los Bills lo cortaron apenas después de una campaña. Su última aventura como jugador fue con los Kansas City Chiefs y le permitió ganar un Super Bowl, aunque como suplente de Len Dawson.

Tras su retiro, Flores no sabía que sus mejores años en el emparrillado estaban por venir. Si como jugador nunca fue una estrella, como entrenador se ganó el derecho a estar entre los inmortales del deporte de las tackleadas.

Escaló desde abajo, fiel a la herencia de sus padres. Primero como asistente en Buffalo y Oakland. Así llegó su segundo anillo de Super Bowl, a las órdenes del head coach John Madden en 1977.

Su destino estaba trazado y una vez que Madden dejara al equipo, él sería su sucesor. El hecho se consumó en 1979 por el retiro de su mentor.

Flores se hizo cargo de los Raiders y los guió a su época más gloriosa en la NFL. Con la ayuda de jugadores como Jim Plunkett (quien también tiene raíces mexicanas) y Marcus Allen, ahora considerados leyendas del equipo negro y plata, sumó dos trofeos Vince Lombardi a las vitrinas de la franquicia.

No solo cambió la historia de los Raiders, Flores también abrió puertas a los hispanos al ser el primer quarterback latino en iniciar un partido como profesional, y el primer quarterback y coach hispano en ganar un Super Bowl.

Tal fue el impacto que tuvo en la comunidad hispana en Estados Unidos que una vez mientras viajaba por el país, un hombre se acercó a decirle que su padre había llorado tras la victoria de los Raiders sobre los Philadelphia Eagles en el Super Bowl XV.

"Ni siquiera lo conocía, pero compartíamos nuestra herencia hispana. Ahí fue cuando comprendí (las trascendencia de mis logros), cuando vi el orgullo de la gente. Hay muchas cosas que hice que fueron una influencia, estoy orgulloso de ellas", contó Flores en 2013 a ESPN.

El próximo 21 de noviembre, los Raiders visitarán la Ciudad de México para jugar un partido de temporada regular ante los Houston Texans. Seguramente, en el Estadio Azteca habrán muchos aficionados que se enamoraron de los Malosos gracias a Flores, o si no, ahí estarán sus hijos. Mientras tanto, el legendario coach aguarda el día en que por fin lo dejen entrar al Salón de la Fama de Canton.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×