Salir
Estás leyendo: Las reglas de oro que todo corredor debe seguir para ir al supermercado
Comparte esta noticia

Columna de Raquel Pérez de León

Las reglas de oro que todo corredor debe seguir para ir al supermercado

Raquel Pérez de León

Publicidad
Publicidad
Es fácil seguir tu plan de alimentación cuando tienes todo a la mano. De lo contrario, terminas comprando alimentos poco saludables en las maquinitas de la oficina o en la calle, como galletas, papitas y dulces. Si quieres tener éxito, primero debes enfocarte en hacer unas buenas compras. Te contaré las reglas de oro que debes seguir.

1. Establece un día fijo. Si eres de los que entrenan y luego se van a trabajar, probablemente no tengas mucho tiempo. Organízate y escoge un día a la semana para ir al supermercado, así no tendrás que estar yendo a la tiendita cada vez que se te acaba algo. Si se te acomoda más los fines de semana, excelente, solo será un ratito.

2. Planea tus menús y prepara la lista. No importa que repitas y que varios días comas lo mismo, pues a veces es lo más práctico. Haz una lista de todos los alimentos que requieres, desde lo que necesitas para antes y después de correr, hidratación, snacks, así como tus comidas fuertes. Esta lista evitará que recorras todos los pasillos y compres cosas que no necesitas, o que no debes comer: sólo así no tendrás pretexto.

3. No vayas con hambre ni inmediatamente después de entrenar. Dicen que de la vista nace el amor, y si tienes hambre, ¡peor tantito! Se te antojará todo, gastarás más, y probablemente se te cuele al carrito algo poco saludable. Así que escoge un horario adecuado en el que ya hayas comido.

4. Los vegetales primero. De hecho, cuando entras al supermercado, es lo primero que encuentras. Que tu carrito se vea lleno de frutas y verduras de diferentes colores, esto es porque cada color aporta distintas vitaminas y minerales, entre más variado mejor. Comenzando bien, podrás saltarte los pasillos calóricos y, como quiera que sea, deja las secciones de panadería y botanas para el final.

5. No sabotees tu dieta. A veces compramos comida chatarra y pensamos, “sólo para de vez en cuando, o por si corro mucho”. ¡Grave error! Si tienes tentaciones en tu casa, terminarás comiendo más de lo que esperas. Cuando quieras hacer una comida libre, mejor sal y cómprate lo que tú quieras pero que te lo termines en ese momento.

Recuerda estas reglas la próxima vez que vayas de compras, y que nada te impida llevar un estilo de vida saludable.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...