Salir
Estás leyendo: Mitos de nutrición que debes dejar atrás
Comparte esta noticia

Columna de Raquel Pérez de León

Mitos de nutrición que debes dejar atrás

Raquel Pérez de León

Publicidad
Publicidad

Si quieres empezar el año con el pie derecho, antes debes dejar atrás algunos mitos de alimentación y ejercicio.

1. Comer menos, adelgaza. MITO. No se trata de comer menos, sino de comer mejor. Recuerda que cuando dejamos de comer, el cuerpo se estresa por la falta de glucosa y libera hormonas del estrés. Estas hormonas buscan de dónde obtener azúcar, y ahí es cuando agarran proteínas del músculo para poder convertirlas. Lo malo es que en la siguiente comida que hagas, aunque no comas de más, tu cuerpo estará listo para almacenar TODO en forma de grasita.

2. La grasa engorda. MITO. ¿Qué pasa si te bebes un vaso completo de puro aceite? No engordarás, aunque probablemente sí te vayas corriendo al baño. La grasa nos laxa, pero no afecta nuestro peso, lo importante es cuidar el tipo de grasas que consumes. Las grasas buenas son las vegetales: aguacate, aceite de oliva, almendras, nueces, cacahuates, etc. Puedes consumirlas sin culpa en cada comida, y además te ayudarán a quedar más satisfecho.

3. Hay que beber agua, antes de sentir sed. REALIDAD.Si nos da sed, quiere decir que ya estamos deshidratados, por eso es importante beber agua, antes de este síntoma. Aplica para todo el día, así como para la actividad física. Hidrátate antes, durante y después de correr.

4. Las frutas pueden ser un postre excelente. MITO. La fruta no se digiere bien si la comes al mismo tiempo que las proteínas: huevo, carne, pollo, pescado. Por eso es mejor comerlas a media mañana o a media tarde, de lo contrario, podrás sentirte muy inflamado y pesado todo el día.

5. Los productos “light” son contraproducentes a la hora de bajar de peso. REALIDAD. Los consumimos porque queremos algo dulce que no engorde, pero la realidad es que, en lugar de calmar nuestras ganas de azúcar, nos estimulan a comer más. Además cuando sabemos que estamos comiendo algo supuestamente sin azúcar, nos damos permiso de otro poquito. Por ejemplo, si sabes que el pastel es “dietético”, en lugar de una rebanada te comerás dos.

Una vida saludable implica constancia y sacrificio, por eso debes recordar que lo principal es ir por el buen camino, aunque sea un poco más largo, pero tus resultados serán duraderos.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...