Cinco razones por las que no debes comer en tu escritorio

Podrás ahorrar tiempo en otras cosas, pero en comer, no te lo recomiendo.

Sé que llevas un estilo de vida activo, pues además de correr tienes que trabajar. Tu cuerpo necesita energía suficiente para lograr todas tus actividades, sin embargo, a veces el día no nos da para todo. Podrás ahorrar tiempo en otras cosas, pero en comer, no te lo recomiendo. Estas son las cinco razones por las que no debes comer en tu escritorio.

1. Tu cerebro no registra que estás comiendo. Aunque suene un poco absurdo, es cierto. Si tu cerebro no registra lo que consumes, nunca te llegará la sensación de saciedad. Y peor tantito, si le das una mordida a tu sándwich, trabajas cinco minutos, y luego comes otro cacho. Debes masticar tus alimentos el tiempo suficiente y dedicar un momento específico para ellos.

2. Si no registras lo que comes, terminarás comiendo de más. Puedes picar y picar y no darte cuenta de las cantidades que te llevas a la boca, en cuanto menos te des cuenta, habrás terminado con toda la bolsa de galletas.

3. Tu elección no será la más adecuada. No creo que te lleves un consomé de pollo a tu escritorio. Generalmente buscas cosas prácticas, que no dejen basura y que no huelan tanto, es decir, comida rápida, poco saludable, y hasta te aseguro que querrás un postre. Una comida completa o corrida, te mantendrá satisfecho por más tiempo, y te ayudará a no subir de peso.

4. Es poco higiénico. Si en tu teléfono celular hay bacterias, ¡imagínate en tu escritorio! No nos consta que todos los lugares que visitemos para comer sean totalmente higiénicos, pero sí podemos elegir. El comer en tu lugar de trabajo, te traerá más olores y probablemente bichos, tanto a tus cosas como a tus alimentos.

5. Eres menos productivo. El hecho de poder dedicar aunque sea 20-30 minutos para comer, te distrae de tus labores y, a la hora que regreses aprovecharás más el tiempo. Si siempre tienes muchos pendientes laborales, te conviene trabajar con el estómago lleno, el corazón contento y la mente dedicada al 100%.

Si quieres, puedes, sólo se trata de organizarte. El trabajo no se va a ir, ¡siempre tendrás cosas qué hacer! Pero tu salud sí puede perderse si no te cuidas. Así que, ¡a comer rico!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas