La esperanza que llegó a Jojutla

Voluntarios de los estados aledaños acudieron a Jojutla, Morelos para mostrar su solidaridad.
  • Hasta el momento 73 personas han perdido la vida en el estado de Morelos
Jojutla, Morelos -

Tomó la lata de pintura, se acercó a un edificio dañado y justo antes de llegar, tropezó con un cordón e hizo tal escándalo que provocó el nerviosismo entre sus compañeros y vecinos.

Fue solo un susto porque el edificio que el brigadista oriundo de Querétaro y especialista en ingeniería estructural iba a marcar de rojo, para indicar que es inhabitable, aún se mantiene en pie pese a su inclinación. Sin embargo, está en tan malas condiciones que podría terminar por derrumbarse en cualquier momento.

Esta es solo una imagen de las decenas de casas en el centro del poblado de Morelos, el más afectado en esa entidad por el sismo.

Hasta hace un par de días las denuncias por falta de ayuda en Morelos eran constantes debido a que la atención se concentró en la Ciudad de México, pero en las últimas 24 horas ha comenzado a fluir de parte de la sociedad civil organizada, compuesta por voluntarios de Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México y hasta extranjeros.

En la explanada del Ayuntamiento, cuyo edificio tiene el techo colapsado, se ha instalado el puesto de mando de la Policía Federal, donde todo aquél que pretenda ayudar debe registrarse. Los elementos del Ejército, que portan su brazalete DN-III referente al Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre, coordinan las labores de apoyo a damnificados; sin embargo en la zona aún priva el desorden.

Aunque están ya establecidos cinco centros de acopio, mucha gente llega en camionetas y se instala en las calles donde pide a la gente acercarse para entregar directamente la ayuda que ha reunido.

Organizarlos es más complicado y son diversos puntos en donde la gente hace fila para tener una despensa. “No se meta y respete la fila”, le dice a un señor una voluntaria que ha colocado un improvisado centro de ayuda en la calle Bartolomé de las Casas, donde conviven casas dañadas, excavadoras limpiando los terrenos mientras otro tipo de maquinaria es usada para remover la basura y no los escombros.

Pero el ánimo es lo único que no se pierde, un grupo de mujeres, sentadas afuera de sus casas sobre la avenida Lázaro Cárdenas aplauden y echan porras a toda camioneta cargada de víveres que trata de alcanzar la zona del desastre pese al tráfico.

En la avenida principal de este municipio, una manta colocada sobre la reja de una escuela habilitada como centro médico le hace saber al gobernador Graco Ramírez, que no se robe el dinero de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y es otra de las imágenes de este municipio a donde el apoyo es cada vez mayor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×